Impotencia e indignación

Si alguien tiene un sentimiento hacia el país; ese soy yo.

El sentimiento que me preocupa es la indignación. La indignación que vemos en la sociedad en la que vivimos. Los indignados son los pensionistas con sus pensiones, la gente mayor que necesita ayuda, gente que no tiene una vivienda, gente a la que le cuesta llegar a final de mes, gente con discapacidades que no puede moverse, y gente con discapacidad intelectual sin suficientes recursos.

Toda esta indignación se convierte en impotencia porque nadie hace nada. Y por eso, tenemos que ser nosotros mismos los que hagamos las cosas. Hacer país entre todos y ayudarnos.

El sentimiento que me inquieta es un sentimiento de tristeza, de preocupación, de malestar y de muchas cosas más que realmente me preocupan.

La gente no podemos estar siempre saliendo a la calle, haciendo manifestaciones para que después no sirvan para nada. Manifestaciones y manifestaciones para nada.

Mi conclusión al respecto es que seamos nosotros quienes hagamos las cosas. Hacer cosas por uno mismo y sentirte valorado.

Y sobre todo, entre todos, hacer pequeñas cosas para hacer crecer el país.

* Texto original en catalán.

One Comment on “Impotencia e indignación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *