Integración laboral en el mundo de la discapacidad (I)

 

 

Por la pequeña experiencia laboral que tengo, puedo comentar que las empresas no son del todo conscientes de la gente con la que tratan y muchas veces muestran poco interés en integrar a estas personas que teóricamente tienen más problemas en integrarse en el mundo laboral.

Exigen tanto como a una persona “normal” y esto a la larga tiene un desgaste para la persona implicada y un desánimo que hace que no rinda lo suficiente, que no vaya contento a trabajar y provoca una alteración en su persona hasta el punto de llegar a la depresión, la ansiedad u otros síntomas.

Para poder conseguir una buena integración laboral y un buen rendimiento estaría muy bien que se escuchasen las necesidades o problemas, o como se le pueda llamar, que tenga la persona para hacerle el camino mucho más fácil y que consiga un muy buen rendimiento. Así el empresario estaría contento y satisfecho de la tarea realizada por parte del trabajador con discapacidad.

Esto también sería aplicable a la gente que no tiene discapacidad y todo acabaría yendo mucho mejor en todas las empresas.

Hago un llamamiento a todos los empresarios que lo lean y a los que no también. Este escrito es para que tanto trabajadores como empresarios se escuchen mutuamente, que las dos partes estén más contentas y podamos convivir con más tranquilidad y armonía.

 

* Texto original en catalán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *