Todo cambia

 

 

La nostalgia me destruye poco a poco mientras yo miro hacia adelante.

¡¡¡Y no haciéndole caso para no ser herido, ando!!!

Pero a la vez apoderándose de mi ser

agota mis fuerzas mientras avanzo lentamente cansado y desconcertado

sin saber a qué recurrir ni dónde ir,

avanzo con esperanza e ilusión de poder encontrar una solución.

 

Y con mi mirada esperanzadora levanto la cabeza lentamente

mientras allá lejos veo una luz que ilumina mi cara.

Avanzo por el camino poco a poco y veo un inmenso océano

enfurecido  golpeando contra las rocas de un acantilado

y de golpe paro en seco

y deseo sentarme para poder contemplar las pequeñas chispas de las olas.

 

Admirándolo me hipnotiza la belleza y esponjosidad de las gotas mientras flotan en el aire y al caer al suelo veo como se dispersan en distintos sentidos.

Sin darme al suelo caigo al suelo dormido.

 

* Texto original en catalán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *