CÓMO BESAR UN ABANICO

¿Cómo besarías un abanico?
Llenándole de besos
¿Así al azar?
¡¡¡¡¡¡Noooo!!!!!!
Primero lo danzarías,
dándole su propio espacio
y poco a poco,
te lo vas haciendo tuyo.
Le das caricias;
con el pelo,
con los brazos;
con la ropa.
Y terminas por llevártelo
a la boca,
intentando pintar acuarelas;
con tu propio cuerpo.

Vas pasándotelo;
por las gafas
acabando
en tus finos
labios,
de terciopelo.
¿Qué sientes?
¿No sientes escalofríos?
¿No sientes amor?
Yo sí.

Aún noto
sus fríos volantes;
sus varillas,
Rasgándome la piel
¡¡¡¡Es sensacional!!!!

Y mientras bailas
suavemente
y lentamente;
su pequeña brisa
te acompaña
en un simple movimiento,
frágil,
dulce
y volátil.

Es muy agradable
su aire de ángel;
pero es un abanico
y no una persona,
es un objeto
que brilla
ante ti,
y que todo bailarín
lleva
con su mantón
vestido
y castañuelas.

Te sirve para todo;
cuando tienes calor
te abanicas,
y lo haces útil
luego en la Feria de Sevilla
llama la atención
con sus alegres
tonos de un ruiseñor,
y aún así en Contemporáneo
también lo haces cantar
con su adorable sonido,
al vuelo.

*Texto original.

FreeImages.com/Andrew Smith

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *