PROLÍFICO “NOBELISTA”

Este miércoles, 11 de mayo se cumplen 100 años del nacimiento de Camilo José Cela, escritor polifacético con una vasta bibliografía y una pila de reconocimientos por parte de la comunidad cultural.

El ORIGEN DE UN ESCRITOR EN POTENCIA

Camilo José Cela y Trulock nació el 11 de mayo de 1916 en Iria Flavia, una parroquia dentro del término municipal de Padrón, en la provincia de A Coruña. Camilo, hijo primogénito de Camilo Crisanto Eso y Camila Emanuela Trulock y Bertorin, (tenía raíces inglesas e italianas) recibió el bautismo en la Colegiata de Santa María la Mayor. Del 1921 al 1925, la familia Cela Trulock estableció su residencia en Vigo. En 1931, un adolescente Camilo José tuvo que ser ingresado en el sanatorio de Guadarrama afectado de tuberculosis, una enfermedad muy frecuente en aquella época. El escritor pasó los largos días de recuperación en el centro leyendo Ortega y Gasset, además de inspirarse para escribir su primer relato titulado Pabellón de reposo.

PRIMER CONTACTO CON LAS LETRAS

En 1934, al terminar el bachillerato, Camilo José Cela se matriculó en la Universidad Complutense de Madrid, donde estudió la carrera de Medicina, pero un día a raíz de escuchar Pedro Salinas recitando poesía, decidió cambiar su orientación académica hacia la facultad de Filosofía y Letras. Allí congenió con intelectuales de la talla de Miguel Hernández, Alonso Zamora Vicente o María Zambrano, que invitó a su casa, donde conoció Max Aub. El novelista en potencia no pudo completar la carrera universitaria para que al estallar la guerra civil en 1936 se alistó para combatir en el frente de batalla. En 1938, Camilo José Cela escribió un poemario titulado Pisando la dudosa luz del día.

LA POSGUERRA Y LA DICTADURA

En 1940, una vez acabada la contienda y con los estudios inacabados, Camilo José Cela entró a trabajar en la oficina de una empresa de exportaciones textiles. Fue dos años más tarde, en 1942 cuando el literato gallego gestó la que sería su primera gran obra: La familia de Pascual Duarte. La historia, ambientada en la Extremadura rural, describe la violencia de una manera tan explícita que inauguró el concepto de “tremendismo”. Fue por este motivo que se prohibió la publicación en España por una censura franquista de la que, paradójicamente, el autor en terminó formando parte.

En 1948, Cela escribió Viaje a la Alcarria y Cancionero de la Alcarria, dos libros de viaje que presentan un recorrido gastronómico y cultural para esta comarca de la provincia de Guadalajara. En 1951, Camilo José Cela engendró otra novela capital en su bibliografía como es La Colmena, un retrato coral ambientado en el Madrid de los primeros años del franquismo. Debido a que la novela incluía pasajes eróticos, en un principio fue prohibida por el régimen; aunque finalmente el ministro Manuel Fraga acabó por autorizar su publicación.

IMPULSOR EDITORIAL

En 1954, Camilo José Cela y su mujer, Rosario Conde Picavea, que llevaban diez años de casados, ​​y su hijo, Camilo José Cela Conde, entonces de ocho años, establecieron su residencia permanente en Mallorca. En 1956, el escritor gallego fundó la revista literaria de difusión local Papeles de Son Armadans, el primer número de la cual apareció el 1 de abril de ese año y se mantendría hasta su desaparición en 1979. El 1957, se convirtió en miembro de la RAE (Real Academia Española de la Lengua) en la que ocupó el sillón Q.

En 1964, Camilo José Cela creó la editorial Alfaguara con el propósito de disponer de una plataforma para a publicar sus propios libros, al igual que los de otros autores coetáneos. Alfaguara fue absorbida en 1980 por la editorial Santillana, especializada en libros de texto escolares. Actualmente es filial de la inglesa Penguin Random House.

EL TARDOFRANQUISMO Y LA TRANSICIÓN

En 1974, Camilo José Cela fue propuesto para presidir el Ateneo de Madrid, pero el literato rehusó el nombramiento como gesto de denuncia por la ejecución por medio del garrote vil del anarquista catalán Salvador Puig Antich, el último condenado a muerte antes de la llegada de la amnistía que llevó la democracia. En 1977, Juan Carlos I, el entonces rey, nombró a Cela senador por las Cortes Generales constituyentes, cargo que ostentó hasta 1979. Durante este periodo, queda como anécdota el hecho de que el escritor se quedara dormido en el transcurso de una sesión parlamentaria, lo que le valió una llamada de atención a la que respondió con una réplica tan contundente y socarrona como fue: “No es lo mismo estar dormido que estar durmiendo; como no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo”.

EL AUTOR EN SU OBRA  

En 1982, el cineasta Mario Camus rodó la  película basada en la emblemática obra de Camilo José Cela La colmena, en la que el autor gallego se reservó un pequeño papel secundario interpretando el personaje de Matías. Pero La colmena no fue la única adaptación literaria en la gran pantalla que Mario Camus abordó, dado que el realizador rodaría en 1984 la versión cinematográfica de Los santos inocentes, la célebre novela homónima de Miguel Delibes.

PASEANDO A DON CAMILO

Camilo José Cela explotó su faceta de actor protagonizando el spot publicitario de la edición del 1988 de la Guía Campsa, en la que el escritor conducía un Range Rover, evocando su viaje a la Alcarria particular, al final del cual se le ofrece un plato de caldereta. Para el anuncio de la edición del 1990, Cela viajaba en el asiento trasero de un Maserati llevado por una chofer negra ataviada con una túnica blanca que la cubría de pies a cabeza. Al final del vídeo terminan ambos compartiendo mesa en un bucólico restaurante. Camilo José Cela se volvió a poner en ruta para otra campaña de la publicación de viaje. En la nueva versión, la exótica chofer, el nombre de la que es Otelinha, llevaba el escritor a bordo de un impresionante Rolls Royce, que acaba deteniéndose delante de un restaurante en el que un camarero le pide al autor: “¿Más gachas, don Camilo?”, al que le responde: “Bueno, si te empeñas…”, demostrando tener una voz tan imponente como su carácter

CON TODOS LOS HONORES

A lo largo de su trayectoria literaria, Camilo José Cela recibió todos los premios y reconocimientos posibles por parte de la comunidad cultural nacional e internacional; como son el premio Sant Jordi en 1986, el Príncipe de Asturias de las Letras en 1987, el Nobel de Literatura en 1989, el Planeta en 1994 o el Cervantes en 1995.

En 1996, el rey Juan Carlos I concedió a Cela el título nobiliario de Marqués de Iria Flavia y por extensión a la periodista Marina Castaño, segunda esposa del novelista con la que compartió los últimos once años de su vida.

Además de los galardones literarios, a Camilo José Cela se le ha rendido homenaje en forma de estatua en su Padrón natal, de busto en Guadalajara o de placa conmemorativa en el edificio de Vigo donde vivió él y su familia durante cuatro años. En el año 2000 fue inaugurada en la localidad madrileña de Villanueva de la Cañada la universidad Camilo José Cela, en la que se han licenciado alumnos tan ilustres como el líder del PSOE, Pedro Sánchez.

FINAL DE VIAJE

Camilo José Cela murió el 17 de enero de 2002 a los 85 años. Las últimas palabras que pronunció antes de exhalar su aliento fueron: “¡Viva Iria Flavia!”.

El Nobel de Literatura dejó como legado la Fundación creada por él mismo y que lleva su nombre, con sede en Iria Flavia. El objetivo de la fundación es perpetuar su memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *