EL CINE MÁS BESTIAL

Desde sus inicios, el cine ha creado monstruos de todos los tamaños, aspectos y colores como una metáfora de nuestros miedos y fantasías que han alimentado el imaginario colectivo de varias generaciones.

COLOSOS DESTRUCTORES

King Kong fue el primer monstruo de la historia del cine. Dirigido por Merian C. Cooper y Erenest B. Shoedsack y protagonizada por Fay Wray, el filme narra la odisea de un gorila gigante que es exhibido como una atracción de feria que siembra el caos y la destrucción por la ciudad de Nueva York. Este clásico tuvo en 1976 un remake dirigido por John Guillermin en que reinterpretó muy libremente la trama. La última versión del filme, más fiel al original pero con la última tecnología en efectos visuales, fue la realizada por el cineasta neozelandés Peter Jackson (director de las trilogías de El señor de los anillos y El hobbit) en 2005.

En 1949 se estrenó un variante de King Kong titulada Mighty Joe young, que tuvo una nueva versión en 1998 con el título comercial de Mi gran amigo Joe. Dos rasgos diferencian King Kong de Mi gran amigo Joe: en el referente de Cooper y Shoedsack la chica protagonista tiene miedo en principio del descomunal primate que la rapta, aunque al final le acaba cogiendo cariño; mientras que en el sucedáneo hay un vínculo de confianza entre la protagonista humana y el simio, dado que se han criado juntos. La otra diferencia es que la trama de Mi gran amigo Joe transcurre en Los Ángeles.

Godzilla es el mítico monstruo gigante radiactivo inherente a la cultura cinematográfica japonesa que en 1998 fue exportado a los Estados Unidos en la película homónima de Roland Emmerich, en el que Tokio se permutaba por Nueva York como víctima de la destrozos causados ​​por esta criatura.

DINOSAURIOS EN EL CINE

En 1925 se estrenó la primera adaptación cinematográfica de El mundo perdido, la novela de Arthur Conan Doyle. En esta película se aplicó la técnica “stop motion”, consistente en fijar fotograma a fotograma una secuencia de movimiento en un objeto inanimado, que al pasar a una velocidad de 25 fotogramas por segundo se crea una ilusión de actividad, como ocurre en los dibujos animados tradicionales. Ray Harrihaussen fue todo un especialista en este arte, trabajó en los efectos especiales de dos películas protagonizadas por dinosaurios: La bestia de tiempos remotos y Hace un millón de años, que se promocionó con el aliciente de ver Rachel Welch luciendo el “primer bikini de la historia”.

Más cercana al tiempo actual fue Jurassic park (1993), los efectos visuales de la que fueron obra de otro maestro en la materia como es Stan Winston, pero en la modalidad “animatronic”, que se basa en la articulación mecánica muñecos y figuras por control remoto (eso de “remoto”, nunca mejor dicho). Curiosamente, la primera secuela de Jurassic park fue la tercera traslación al cine de El mundo perdido (1997), a la que siguió Jurassic park 3 (2001). Este clásico moderno tiene como herederos actuales Jurassic World (2015) y su secuela, el estreno de la cual está prevista para el 2018.

FAUNA DE OTROS MUNDOS

Otro tipo de monstruos recurrentes son los provenientes de planetas ficticios, como La bestia de otro planeta (1957) con efectos de Ray Harrihaussen. La criatura alienígena más célebre de todos los tiempos es la protagonista de Alien, el octavo pasajero (1979), movida por el animatronic de Stan Winston. El concepto estilístico fue obra del artista suizo HR Giggs, por el que obtuvo el Oscar al mejor diseño de efectos visuales en 1980. El universo Star wars está poblado por seres de todos los tamaños formas y colores, como el ‘Scarlacc Pitt (una especie de gusano gigante) y los WAMP (mezcla de yak y mamut), ambos del planeta Tattooine. Depredador (1987) es otro ejemplo de extraterrestre fílmico tras el cual está la tarea visual de Sam Winston.

BICHOS TERRORIFICAMENTE DIVERTIDOS

Gremlins (1984) de Joe Dante fue una película protagonizada por unos bichos traviesas que se escinden de un tierno y extraño animal llamado Mogwy. Este icono fílmico de los años 80 tuvo en 1986 un sucedáneo titulado Critters con cuatro continuaciones.

BESTIARI LITERARIO

El cine basado en la literatura fantástica ha engendrado bestias imposibles como el dragón Fuyu de La historia interminable (1984), adaptación del libro homónimo de Michael Ende dirigida por Wolfgang Petersen. Las traslaciones cinematográficas de las trilogías creadas por R. R. Tolkien El señor de los anillos y El Hobbit muestran un abanico de criaturas imaginarias. De El Hobbit, precisamente George Lucas en ideó una variante titulada Willow, en la que aparece un monstruo de dos cabezas vierteaguas de fuego digno de Ray Harrihaussen. Otra saga literaria hecha película es Las crónicas de Narnia repleto de seres entre fantásticos y mitológicos como los centauros (mitad hombre y mitad caballo).

La serie de novelas de Harry Potter, de la escritora británica J.K. Rowling, ha saltado del papel a la pantalla mostrando una criatura mitológica como un grifo (cuerpo de león y cabeza y alas de águila) sobre el que quieren los tres niños protagonistas de El prisionero de Azkaban (2004). Se ha estrenado recientemente en los cines un film que es todo un exponente de criaturas fantásticas basada precisamente en un libro de J.K. Rowling que se titula Animales fantásticos y dónde encontrarlos.

Del repertorio de películas de seres increíbles descritos en este artículo os recomiendo elegir la que más le guste, poneros cómodos y que os lo paséis bestial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *