Contra la judicialización de la política

¿Cómo se puede tener la barra y la cara dura de hacer una “ley Mordaza” para no dejar expresar libremente nuestras opiniones y pensamientos y hablar de lo que queramos? Es decir, lo que es la libertad de expresión que tal como indica, significa tener la libertad de poder decir, opinar, pensar y hablar diferente. ¿Tiene sentido una ley como esta que vulnera la libertad de podernos expresar libremente? ¿Cuando nosotros defendemos la libertad de expresión, se nos debe cuestionar por tener ideas propias? Se debe judicializar el pensamiento independentista?

Reacciones judiciales como las realizadas por el Estado demuestran que el Gobierno no sabe hablar ni utilizar la voz para decir algo sensato. Y cuando abre la boca es para amenazar y no para debatir como lo hacen los programas televisivos de entrevistas. Hay debates en la tele que hablan de la situación política. Son espacios de entrevistas para sentarse y escuchar. Lo que reivindicamos son programas como “El debate de la 1”, “8 el día” o “Más 03.24”, donde se habla de todo.

¿Cuál es el problema? Pues que el Estado español quiere hacer un diálogo con nosotros pero para hablar de lo que él quiere y poniendo sus condiciones, y si no las sigues, al Tribunal Constitucional y en la fiscalía vas. Esto es judicializar la política. No se puede tener una opinión, ni se puede pensar ni hablar en contra del gobierno español. Y si lo haces, te pueden juzgar, multar y / o inhabilitar. En el fondo lo que se está haciendo es judicializar la política catalana que aspira a hacer posible la independencia de Cataluña mediante un referéndum. Unos quieren poner urnas y los otros, bancos de acusados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *