TEATRO: TE QUIERO, TE TEMO

De pequeña empecé a hacer pequeñas obras de teatro que en el transcurso de los años me han marcado. He interpretado diversos papeles que me han incomodado por el tipo de personajes que representan. Eso me pasó cuando interpreté Dida de Romeo y Julieta.

No he sido realmente un referente de la escena. La inseguridad me viene por mis dudas, por el pánico escénico (lea el artículo donde lo cuento) y por los nervios cuando se abre el telón y los focos.

Durante mucho tiempo no subí a un escenario, hasta que este año me he arriesgado a hacerlo.

Regreso a los escenarios

El 28 de septiembre me inscribí en un taller de teatro para adultos en el Círculo Católico, una entidad muy conocida en mi ciudad, Badalona. Estuve dos semanas de prueba para decidir si me gustaba o no. Y finalmente, me he quedado.

Cuando me toque volver a actuar y esté entre butacas, con mis compañeras, quizás me vendrá de nuevo la vergüenza y el pánico. Tengo miedo de quedarme tras las cortinas, tengo miedo de decir que no, tengo miedo de resbalar en un suelo que tan amo.

Pienso que no tengo talento cuando se trata de actuar. Vamos, que no servir para este mundo. Sobre todo, lo pienso cuando veo el público. Espero que no me pase de nuevo.

El taller lo hago los viernes por la tarde, a una hora bastante razonable para tener que llegar tarde a casa.

Hace la sesión una chica por la que tengo debilidad y que quiero mucho, tal y como se explica en el artículo “Puesta de largo en verso” de Jordi Riu, donde se menciona a Laura Forteza.

Los Forteza los conozco de toda la vida. Son una familia de actores de Badalona. Tanto el padre como el hijo y la hija son conocidos por hacer doblaje, para aparecer en Televisión de Badalona o de ir de teatro en teatro.

En las fiestas de mayo hacen todo un repertorio. Aparecen en el pregón, en La vieja historia del Barón de Maldà, el Rincón Íntimo, la quema del demonio, los castellers…

Laura Forteza ha hecho muchas obras como: La primera de la Clase, Las Criadas y Los Pastorets. Tiene mucho renombre, muy buen corazón y todos los del Círculo la queremos.

Hay un montón de actores que son de Badalona, ​​empezando por Lluís Marco y terminando por Rosa Gàmiz.

Yo no quiero llegar muy alto como todas estas personas que he citado. Simplemente, estaría satisfecha si me pudiera sacar la vergüenza y el miedo que tengo.

De momento haré el taller de teatro y quién sabe si más adelante haré alguna obra. Me gustaría que de público estuvieran los de teatro amateur, los del nivel más alto de teatro del Círcol, para que me puedan ayudar y darme alguna pauta para crecer en este terreno que tan amo.

Soy de Badalona, ​​soy socia del Círculo Católico, he vivido toda la vida y tengo orgullo de teatro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *