De qué sirve la incapacitación?

La incapacitación explicada de forma sencilla consiste en ser incapaz de decidir, votar, elegir y sobre todo gobernar la propia vida. Es muy injusto que esta sociedad piense que las personas más discapacitadas que otras deben ser incapacitadas judicialmente.

Cuando decimos que una persona con discapacidad intelectual debe ser incapacitada, ¿qué significa? ¿De qué sirve la incapacitación?

Según el departamento de Justicia, una persona es jurídicamente incapaz cuando “hay una sentencia judicial que así lo declara debido a causas legales que lo justifiquen, como las enfermedades o deficiencias físicas o psíquicas”.

Cuando se incapacita alguien debemos pensar por qué le hemos de impedir que pueda escoger y haga su vida.

Incapacidades y capacidades

La incapacitación nos reduce las capacidades legales (y esto también influye en las personales) que tenemos como personas y hace que no seamos iguales que todo el mundo. ¿Cómo se determina que una persona debe ser incapacitada? ¿Sólo por la decisión de un juez?

La incapacitación implica que la persona no tiene capacidad para hacer las cosas. Y esto es una limitación muy grande para la persona incapacitada. Entonces, ¿una persona incapacitada no tiene capacidad para hacer nada?

Del mismo modo, debemos distinguir entre incapacitación y discapacidad. Mucha gente confunde las dos cosas. Las personas con discapacidad tenemos una tarjeta que acredita el grado de discapacidad, pero no quiere decir que estemos incapacitados. En mi caso, yo tengo una discapacidad intelectual pero puedo trabajar, votar, decidir…

Reivindicamos nuestros derechos

Los derechos de las personas son fundamentales, sean para las personas con discapacidad o sin, porque todos somos personas. Si no es así, puede parecer que alguien piense que las personas con discapacidad no somos personas.

Reivindicamos que la sociedad nos trate igual que todo el mundo. Ni mejor ni peor, simplemente igual.

No deberíamos dejar de reivindicar nunca nuestros derechos, como tampoco dejar de explicar qué es el síndrome de Down. No debe ser algo desconocido. No elegimos nuestro origen, el color de la piel o si nacemos con algún tipo de discapacidad. Somos así y debemos aceptarnos tal como somos.

No tenemos más remedio que seguir luchando para conseguir estar dentro de esta sociedad. Seguiremos siendo fuertes y haciendo frente a todos los obstáculos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *