UNA FUNDACIÓN COMO NUESTRA EN COLOMBIA

Estas vacaciones de verano he estado en Bogotá (Colombia) para ver a mi familia. Allí tengo primos y primas.

Una de estas primas se llama Mireia Fornaguera Trias. Es profesora de una escuela que está a las afueras de Bogotá y que se llama Los Nogales. En esta escuela hice una conferencia sobre mi libro de memorias y reflexiones en versión castellana titulado “Ignorando el SD”.

El público eran alumnos y profesores de la escuela. También estaban mi hermana Katy y mi sobrino Edgar. Mi mujer, Eva Casalprim, también vino a Colombia para ver la familia y, de paso, escuchar mi conferencia.

3

Les di una receta para que pudieran hacer lo mismo que he hecho yo hasta ahora: mis memorias y reflexiones. En ellas explico toda mi trayectoria desde que yo era pequeño. Y eso era lo que yo quería que todo el mundo supiera, todo lo que yo he hecho hasta ahora.

Una de las otras cosas que expliqué es que me gustaría que Colombia también tuviera una fundación como la nuestra, que pueda ayudar a las personas con discapacidad intelectual de Colombia a hacer lo mismo que yo he hecho hasta ahora.

Una vida llena

Lo que yo he hecho hasta ahora es ir a la escuela ordinaria, salidas de ocio con los amigos, trabajar en una empresa ordinaria, hacer cursos y talleres como la Asamblea de Derechos Humanos o el diario digital EXIT21, casarme, vivir independiente o publicar mis memorias.

Aparte, he viajado a Brasil y Andorra y por España haciendo conferencias. De pequeño fui a Dublín, Orlando y Lyon a dar conferencias en inglés, con mi madre, que en paz descanse. Si no hubiera sido por ella, yo no hubiera llegado a donde estoy ahora.

1

Espero que los colombianos y colombianas con el Síndrome de Down puedan hacer lo mismo que yo he hecho hasta ahora y también espero que en Colombia puedan tener una fundación como la nuestra que les ayude.

En Colombia me sentí muy acogido y si no hubiera tenido la vida montada aquí en Cataluña con mi familia y mis amigos, me hubiera quedado a vivir a Colombia con Eva.

Fotos: Los Nogales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *