Comunicación empática

La comunicación es un factor de nuestra vida más importante de lo que creemos. Muchas veces nos comunicamos de una forma poco empática, poco sensible y poco accesible para que podamos hacer entender con la otra persona.

Debido eso creo que tenemos que aprender a empatizar más para hacernos comprender como nosotros queremos. Para poder lograr este objetivo una buena práctica es pensar en cómo nos gustaría que nos lo dijeran a nosotros mismos. De esta manera conseguiremos no ser agresivos, arrogantes, hoscos… y así poder ser más cercanos con quien nos comunicamos.

¿Cómo, cuándo y por qué?

El tono de voz que usamos, las palabras, el puesto y la actitud dicen mucho de uno mismo cuando quiere comunicar algo, ya sea bueno o malo.

Encontrar el momento adecuado para dar aquella información que quieres transmitir muchas veces es casi imposible. Por lo tanto, tenemos que aprender a ser capaces de encontrar las palabras más agradables posibles para no ser impertinentes. ¿Por qué debemos adoptar estas actitudes? Porque en un nivel de comunicación óptimo podemos acabar dando un vocabulario y una comprensión muy buena para la otra persona, y eso nos ayudará mucho a hacernos entender mejor.

Con todo, si se trabaja la manera de comunicarse se consigue una comunicación más accesible. Del mismo modo, se puede llegar a un nivel de empatía muy bueno y satisfactorio para uno mismo y para la otra persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *