(Català) Galícia

 

De todas las comunidades autónomas en las que he estado Galicia es la belleza personificada. Por las playas que tiene, tiene una preciosa, ¡¡¡un paraíso que parecía el Caribe!!! Eso sí que es hermoso.

Me cautivó tanto ¡¡¡que comí ostras en Vigo!!! ¿Os lo podéis imaginar? No, claro que no. Será mejor que os cuente como me fue.

Teníamos el apartamento en Raxó, nos instalamos el primer día. Pero los otros días nos tuvimos que espabilar y hacer turismo por nuestra cuenta. Primero hicimos un plannig y nos fue muy bien. Así que comenzamos por Sanxenxo y después continuamos haciendo escala. O sea de Padrón a Santiago de Compostela, a Portonovo, al Grove, a La Toja y a las Islas Cíes, ¡¡¡el paraíso terrenal que nunca habéis soñado!!!

También estuvimos en Combarro, Tui, Cambados, Dena e, incluso, al Poblado Celta, justo al lado de Bayona.

La mala suerte que tuvimos fue que el día que fuimos a las Cíes el cielo estaba nublado, por lo que no pudimos disfrutar el color de las aguas. Pero bien, tampoco pasa nada. Para finalizar el momento, estuve en Pontevedra, justo el día de mi cumpleaños. ¿Os lo podéis creer? Por la tarde fue una incógnita para mí, cuando bajé del coche, por sorpresa, me enteré por mi madre, que estábamos ni más ni menos, que San Xoan de Poio. Yo me quedé flipando, parecía que estuviera flotando entre nubes. ¡¡ Fue excepcional, fantástico!!

Y por la noche ¡¡cometí el pecado más grande de mi vida!! Quise tortilla de patatas, menos mal que había pincho, porque si no, me la como entera. Soy la pera, ¡¡¡estar en Galicia y zamparme una tortilla de patatas!!!. Eso sí, estaba bien buena.

Y quién lo iba a decir que estaría en Vigo, el GPS nos volvió locos, ¡¡¡la madre del Tano!!! I para acabar de arreglarlo aparcamos el coche en un parquin robótico para coger el barco que va a las Cíes. Me horroricé y pasé un miedo que casi casi ¡¡¡me quedo petrificada!!! Será posible que me pasen estas cosas. Es increíble.

Lo único bueno que saqué es que me lo pasé genial porque en los apartamentos había piscina, así que me llevé el bañador.

Y la última pega del siglo, se me ocurrió bañarme en la playa. ¡¡¡Virgen santa, estaba congelada!!!

A continuación hicimos un recorrido de molinos, ¡¡¡qué bonito era!!! que encima ¡¡¡escuchábamos el Rosario!!!

 

* Texto original en catalán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *