Sensaciones poéticas

Soy un diamante en bruto
que por mucho que lo limpies jamás brillará
y en cuando lo pulas desaparecerá.

Mi alma entristece
y a la vez enfurece
y se resiste a los ataques interestelares
defendiendo su pureza y su belleza.

El calor me abrasa.
El frio me encoje.
El viento me eleva
y el agua me refresca.

Una mañana fresca i sonriente,
cautivadora y luciente
y a la vez ardiente
por un sol
que iluminó mi cara
y me hizo entrar en calor.

En la oscuridad brillan tus ojos
y con la luz apenas los veo
pero lo que sí quiero ver
es tu dolor y esplendor.
Que nadie se apodere de ti,
que tu alma no sufra
pero recuerda siempre
que existe un dulce amor.

Endurece tu corazón
porque tu alma es débil.
Equilibra tu ser
para poder recoger o sembrar
sabiduría y amor.
También espárcelo
sin necesidad de ser
un brujo mágico

No dificultes tu camino
que ya vendrá tu vecino
con palos i piedras
para impedir que avances
con saltos elegantes y
extremadamente largos.

La maldad está dentro de nosotros
y aun no lo sabemos.
El amor está en nuestras manos
y no lo sabemos donar ni repartir
pero sí sabemos que existe.
Tu bondad es divina
pero aun no lo sabes.
Descúbrelo con la compañía de las aves.
¿Sabes cuál es el secreto de todo este encuentro lingüístico?
¡Entenderlo!

Foto: Freeimages

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *