CARRERAS CON DOS RUEDAS DE MÁS

A lo largo de la historia del automovilismo en general y de la Fórmula 1 en particular, ha habido monoplazas que han corrido con seis ruedas. Esto se debe a que algunas escuderías desarrollaron esta tecnología en pro de conseguir el llamado efecto suelo, que persigue una mejor adherencia de los vehículos sobre la pista. Este tipo de bólidos vivieron su declive a inicios de los años 80.

VUELO A RAS DE TIERRA
El primer bólido de seis ruedas de la historia fue el Mercedes Benz Type 80, un proyecto impulsado en 1939 por el piloto Hans Stuck y concebido por el ingeniero Ferdinand Porsche, creador del Volkswagen Escarabajo y fundador de la mítica firma de coches deportivos a la que da nombre.
La previsión del diseñador en cuanto la velocidad punta que podría alcanzar su creación estaba entre los 550 y 600 kilómetros/hora, pero gracias a la extremada aerodinámica de la carrocería y el motor Daimler, el coche conceptual estableció un nuevo LSR (Land Speed ​​Record o Récord de Velocidad Terrestre) de 750 kilómetros/hora. Este hito fue motivo de orgullo para Adolph Hitler, ya que esto le permitía presumir del potencial tecnológico de que disponía Alemania.
Desgraciadamente, el Mercedes Type 80 no tuvo la oportunidad de participar en competiciones oficiales, dado que en 1939 el país germano se topó con el estallido de la Segunda Guerra Mundial y una vez acabada la contienda el prototipo quedó en nada.
Actualmente, el único ejemplar construido del T-80 se encuentra expuesto en el Museo de la Historia de Mercedes Benz en la sede que la marca tiene en la ciudad de Stuttgart.

UN SIX WHEELER A INDIANAPOLIS
Los años 1948 y 1949 en el marco de la carrera de las 500 Millas de Indianápolis compitió un monoplaza de seis ruedas de las cuales cuatro estaban situadas en la parte posterior. Este bólido se llamaba Pat Clancy Special o Kurtis Kraft Offenhausser (Kurtis Kraft fue el ingeniero que lo diseñó y Offenhausser hace referencia al motor que lo propulsaba).
En la edición de 1948 de la mítica prueba estadounidense el Pat Clancy Special estuvo pilotado por Billy Devos, quien terminó en la 12ª posición de la clasificación.
El año siguiente fue Jackie Holmes quien se puso a los mandos del six wheeler quedando en 17º lugar.

CUATRO RUEDAS GIRAN MEJOR QUE DOS
Lo curioso monoplaza Tyrrell P34 presentaba la peculiaridad de tener tras los faldones frontales cuatro ruedas, proporcionalmente minúsculas en comparación con los voluminosos neumáticos traseros, un rasgo que le daba una cierta apariencia de kart de iniciación. Diseñado por Derek Gardner y pilotado por Jody Scheckter, el Tyrrell P34 debutó en el Gran Premio de España de 1976 y estuvo en competición durante siete años.

A ESTELA DEL TYRRELL P34
A estela del éxito cosechado por el Tyrrell P34 en 1976, Max Mosley, cofundador y director de equipo de la escudería March dio forma a un proyecto conocido como 2-4-0 (con un motor Cosworth), el cual reflejaba en el Mercedes Type 80 o en Pat Clancy Special en cuanto a la disposición de las seis ruedas simétricas (cuatro motrices traseras y dos directrices más distanciadas delante). Patrick Head, máximo responsable de la escudería Williams se rigió por este modelo de tracción, dando así a luz el monoplaza FW08D derivado del FW07E, un F1 convencional de cuatro ruedas. El escenario para la puesta de largo del Williams FW08D, a los mandos del que había Alan Jones, fue el circuito británico de Donington Park en 1981.

SEIS RUEDAS EN DOS EJES


A finales de 1976 se especuló que Ferrari podía tener la intención de competir la siguiente temporada de Fórmula 1 con un coche de seis ruedas, pero a diferencia de los modelos mencionados anteriormente, el proyecto de la escudería del caballito rampante planteaba un vehículo con cuatro ruedas juntas en un mismo eje trasero (como en los camiones y autobuses) y un diferencial para cada llanta, mientras que las anteriores estarían detrás de los faldones. Finalmente, el proyecto se convirtió en una realidad y se llamó 312T6, el cual se estrenó el 13 de marzo de 1977 en el circuito de Nardo con el piloto austríaco Niki Lauda al volante. Detrás Lauda ocuparon el asiento del 316T6 el argentino Carlos Reutman y el italiano Giorgio Enrico en el circuito de Fiorano en 1978, año en el que Ferrari puso punto y final a la andadura de su seis-ruedas.

BASTA DE INVENTOS EN LA F1
En 1983 la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) vetó cualquier monoplaza que calza más de cuatro ruedas como ya había hecho con el Brabham BT46B, diseñado por Gordon Murray y pilotado por Niki Lauda en una única carrera: el Gran Premio de Suecia disputada en 1978. El motivo que alegó el máximo organismo regulador de competiciones automovilísticas para prohibir el BT46B, radicaba en el ventilador incorporado en el motor, ya que según el criterio de la FIA este complemento excedía en 50 kilos el peso máximo permitido en los coches.
A pesar de que en su momento no gozaron de demasiada fortuna, los bólidos de seis ruedas han dejado huella en la historia del automovilismo en general y de la Fórmula 1 en particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *