PÁNICO DETRÁS EL TELÓN

Dicen que soy una persona muy abierta, muy templada con todo el mundo. Yo siempre digo que tengo un don, que es el don de gentes que lo descubrí en la escuela de jardinería. Pero reconozco que tengo otra cara, y no es la de la sonrisa.

Cuando subo al escenario soy otra. Me vuelvo más seria y no me río ni por casualidad. Se podría decir que tengo pánico escénico y aunque me estudio mucho un papel, no me queda.

Quizás será porque no se me da bien. No valgo para la escena porque la voz me tiembla. Otra cosa que también me pasa es que parece que tengo nervios de acero, pero no es así. Dentro de mí soy un manojo de nervios. Normalmente yo no paro quieta y debo moverme por diferentes lugares. En cambio, en el teatro tengo tendencia a esconderme detrás de las cortinas.

Con el paso de los años, no lo he podido solucionar. Me gustaría mucho quitármelo, porque me perjudica. Y no quiero que me pase.

Y cuando exploto a hacer payasadas (en otras palabras, hacer el mono) es en casa, en la intimidad. ¿Cómo es esto? Esto debería hacerse en el teatro, y no en casa. En cambio, a mí, me sale al revés. ¿Cómo puede que yo sea tan tímida en el teatro, y después cuando llego a casa me sale el cómico que llevo dentro?

Creo que soy la piedra y el fuego. ¡Las dos caras! Y a mí me ha tocado, qué remedio. No puedo hacer lo que me gustaría hacer. ¡Qué pena! La fiesta, tururut! En la capa y espada.

UNA ACTRIZ VULGAR

He estado en varios teatros, y no sabía cómo relacionarme con el público. Una vez me pusieron una canción y parecía como si mi corazón se encogiera de los nervios. Veía la gente y me hervía la sangre. Yo no sabía si lo estaba haciendo bien, y estoy segura de que estaba actuando como un personaje de Bugs Bunny. ¡Aquí tenéis la actriz de primera! Si no llega a ser por las luces, hubiera desaparecido como por arte de magia. Así que opté por mirar el suelo y al final salí por piernas.

Señores, os puedo asegurar que salí de la escena como un cohete de fuego. Pero a pesar de todo, este año quiero afrontar este reto y subir al escenario sin miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *