40 EDICIONES DE UN DESAFÍO ENTRE DUNAS

El pasado 20 de enero finalizó el Rally Dakar, la prueba más dura del deporte motorizado, que en este 2018 ha cumplido 40 ediciones, por lo que la mítica competición ha vuelto a sus orígenes.

ODISEA INSPIRADORA
El rally París-Dakar surgió a raíz de la odisea sufrida por el piloto Thierry Sabine, cuando en 1978, en el transcurso del Rally Costa Azul Costa de Marfil cabalgando una Yamaha XT 500, se perdió en medio del desierto del Teneré. Esta odisea inspiró Sabine para crear un osado acontecimiento que pusiera a prueba la resistencia de los pilotos, tal como lo hace una competición tan legendaria como las 24 Horas de Le Mans.

DEBUT DE UNA PRUEBA PIONERA
El 6 de enero de 1979, un grupo de participantes partieron con sus vehículos desde la parisina plaza de Trocadero (a los pies de la que se encuentra la Torre Eiffel) con destino a Dakar, la capital de Senegal, de la cual los separaban una carrera de 10.000 kilómetros llenos de emoción y de peligros. Entre aquellos intrépidos aventureros estaban los hermanos Claude y Bernard Marreau, los cuales acabaron segundos a bordo de un Renault 4, con el que repetirían en 1981. Pero, tal como reza la máxima, a la tercera va la vencida, el cual se traduce en que el fraternal equipo consiguió la victoria en la edición de 1982 pilotando un Renault 20.

COCHES QUE HAN DEJADO HUELLA
En largo de sus citas, el París-Dakar ha coronado campeones modelos de coches como el Range Rover (1979 y 1981), Volkswagen Iltis (1980), el antes mencionado Renault 20 (1982), Mercedes 280 G (1983), Porsche 953, (1984), Mitsubishi Montero (1985), Porsche 959 (1986), Peugeot 205 T16, (1987 y 1988) o Peugeot 405 (1989 y 1990).

Durante la década de los 90, el podio del París-Dakar se alternó entre los Citroën ZX y los Mitsubishi Montero Proto. En lo que llevamos de siglo XXI, a excepción de la edición del 2000, en la que ganó el Renault Megane Schlesser, el Mitsubishi Montero ha acaparado la primera posición del raid desértico, seguido del Mini All4 Racing y el Volkswagen Touareg.

LOS PESOS LIGEROS Y PESADOS DEL DAKAR
Aparte del coches, en el París Dakar también ha habido cabida para las motos, y es en este apartado donde han despuntado marcas como Honda, BMW, Yamaha, Cagivao o KTM.

Pero no sólo en coches y motos se limita el rally Dakar, ya que también compiten camiones de marcas Daf, Volvo, Kamaz, Mercedes, Iveco o la española Pegaso (absorbida precisamente por Iveco). En los últimos años, los quads tienen un destacado papel participativo en la prueba.

PILOTOS EMBLEMÁTICOS
Todos los vehículos mencionados en los párrafos anteriores han sido conducidos por experimentados pilotos, muchos de los cuales se han convertido en leyendas de la prestigiosa prueba, como son Ari Vatanen, Carlos Sainz o Stéphane Peterhansel, conocido por el apodo de Monsieur Dakar por palmarés de victorias obtenidas tanto en la categoría de motos (Yamaha), como en coches (Mini y Peugeot).

La historia del Rally Dakar también ha dejado escritos cuatro nombres catalanes: Jordi Arcarons, Laia Sanz, Nani Roma y Rosa Romero, la mujer de este último piloto, también ha participado en categoría de motos (KTM).

VARIACIONES EN LA SALIDA Y LLEGADA
En su formato original el raid ideado por Thierry Sabine tuvo París como punto de salida y Dakar como meta, aunque en algunas ocasiones la ciudad de inicio y final de la prueba han sido diferentes respecto al que ha sido habitual. Así por ejemplo, en la edición del 1995, la competición partió desde Granada y, desde Barcelona en 2005. En cuanto la llegada, el raid estableció en 1992 la línea de meta en Ciudad del Cabo, haciendo que fuera la edición más extensa en su historia, o cuando los años 2000 y 2003, la competición por tierras africanas estableció el trazado entre la capital francesa y el Cairo, donde también termina el Rally de los Faraones.

FIN DEL FORMATO ORIGINAL
El rally París-Dakar en la versión africana se disputó por última vez en 2007, ya que los organizadores se vieron forzados a suspender la edición de 2008 por recomendación del Gobierno francés (la muerte de cuatro turistas galos en atentado ser determinante). El motivo de tan drástica decisión se debió a la sombra del terrorismo global cernía sobre la mítica competición, ya que Al Qaeda había declarado que atacaría los vehículos participantes con lanza misiles si el raid pasaba por Mauritania, país bajo el dominio de la organización criminal. A dos días vista del inicio de la prueba (4 de enero), los responsables se vieron en la tesitura de cancelar la carrera para replantear el trazado en un territorio libre de la lacra del terrorismo, pero que a la vez ofreciera unos paisajes y condiciones similares al formato original.

LA ÚNICA ALTERNATIVA, MUDARSE DE CONTINENTE

Con estos parámetros, la única alternativa posible era que el rally atravesara el océano Atlántico hasta Sur América, donde, desde 2009, el Dakar establece un trazado que discurre por cuatro países: Perú, Bolivia, Chile y el Argentina, en los cuales, los participantes recorren ecosistemas como el salar de Uyuni o el desierto de Atacama, que no hacen añorar la versión africana.

De hecho, el rally mantiene el nombre de Dakar, de igual manera que el logotipo oficial sigue siendo el original que representa la indumentaria típica de los tuareg, tribu nómada del Sahara.

EL LEÓN DEL DESIERTO SE RETIRA

Tal y como ha confirmado su director, Bruno Famin, el Dakar 2018 habrá sido el último para el equipo Peugeot, tras haber encadenado cuatro ediciones del raid como vencedor entre los años 1987 y 1990, a los que hay que añadir una quinta victoria conquistada por Stéphane Peterhansel en la edición del 2017 ha quedado revalidada en 2018 de la mano de Carlos Sainz. Este nuevo triunfo supone el atado de oro en la singladura en el Dakar de la escuadra francesa. ¿Será el raid el mismo sin el león del desierto?

EL PARÍS DAKAR, ILUSTRADO EN VIÑETAS

Tan potente fue la popularidad del Rally París Dakar que entre los años 1983 y 2005 salió editadas unas tiras cómicas protagonizadas por Rita Reporter, una reportera gráfica que cubre el raid en su formato clásico. Las aventuras de la intrépida fotógrafa (se le ha llegado a comparar con Tintín, tanto para la profesión como por la estética) se han podido leer en publicaciones como Cavall Fort en catalán o la revista Tope Guai! en castellano, en la que, las historietas del personaje se editaron con el Sobretítulos de “Yo viví el París Dakar”.

La idea visionaria de Thierry Sabine dio a luz un rally trepidante y emocionante que este año ha cumplido 40 ediciones, deleitando a los amantes del mundo del motor y la aventura, los cuales esperamos seguir disfrutando de este desafío entre dunas durante 40 ediciones más … como mínimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *