Hablando con el corazón

Escucha mi corazón, siente mi latido cerca de ti con el mismo eco de la brisa del viento que viene y va como el oleaje del mar.

 

Con la misma dulzura de los bombones es como siento tus besos en mis labios. Siente los míos como fuego en tu tersa piel. Arden tus mejillas ansiosas por ser besadas con la misma delicadeza que te acarician mis manos.

 

Solo con tu fragancia me imagino una sonrisa que dibuja un arcoíris en el cielo. Y con tu misma mirada resplandece ese bello amanecer del sol de entre las nubes.

 

Esa suave melodía que a través del silencio,  desde las sombras de mi interior me envuelve en sus notas musicales… Esa es tu más suave voz que me hace llegar esa canción de campanillas celestiales hasta mis oídos.

 

Vamos juntos de la mano, vamos abriendo camino a la eterna felicidad, aquella donde nuestras almas van unidas toda la vida. Con ese amor tan puro que se impregnan en nuestros deseos con la misma intensidad del primer día.

 

Desde la misma lejanía, allá donde nace el horizonte con el  calor de las dunas del desierto que se va enlazando con la fría noche del universo… Allí nos encontraremos, allí te estaré esperando, pensando en ti yo estaré, mientras te voy hablando con el corazón.           

One Comment on “Hablando con el corazón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *