Soñar no tiene límites

¿Alguien se imagina que las personas que tenemos el síndrome de Down (SD) no podemos aspirar a ser actores o actrices de teatro o de películas de cine?

De las personas que yo conozco, hay pocas personas que se atrevan a dar un paso como este.

Los actores o actrices de cine que conozco son Antonio Banderas, Penélope Cruz, Jean Claude Van Dame, Silvestre Stalollone, Sharon Stone, Gregory Peck, John Wayne, Paul Newman o Jackie Chan, entre otros. Ninguno de ellos tiene la SD.

Derecho a realizarse artísticamente

¿Habéis pensado alguna vez que las personas con SD no tenemos los mismos derechos que los demás de ser actores o actrices de cine? ¿Por qué no?

Concretamente, lo reivindica el artículo 30 de la Convención de Naciones Unidas sobre las Derechos de las personas con discapacidad.

Pablo Pineda, tiene la SD e hizo la película «Yo también» como actor.

Pineda también ha sido capaz de hacer carrera universitaria y como yo, ha publicado libros.

Además de Pablo Pineda, también es actriz una chica con SD que se llama Gloria Ramos. Esta chica es la que yo tuve la suerte de poder entrevistar en Madrid. La quise entrevistar porque es una actriz con SD.

Ha sido para mí un honor y un placer haberlo hecho.

Hasta ahora nunca en mi vida, o cuando era pequeño, nunca me había imaginado que una persona con síndrome de Down podría ser actor o actriz, escribir libros o ir a la universidad.

También mi compañera a EXIT21, Bea Riuz, tiene la SD y ha publicado dos libros de poesía.

Queremos trabajar de lo que soñábamos de pequeños

De pequeños todos soñamos como nos gustaría ser de mayores. La pregunta básica que hace un padre o una madre a un joven es: ¿qué te gustaría ser de mayor?

De los actores y actrices que he mencionado al principio ninguno de ellos tiene la SD, pero Gloria Ramos y Pablo Pineda, sí.

Ellos para mí lo que han querido hacer es lo que yo diría integración social y laboral. Una de las cosas que yo he manifestado siempre es que nos llenamos la boca hablando de integración social y laboral sin saber qué significa.

Con estos dos ejemplos dejo bien claro el hecho de que podemos cumplir lo que soñábamos de pequeños. Pues actores como Pablo Pineda o Gloria Ramos, que ambos se han hecho famosos por sus participaciones en películas de cine, y Pablo Pineda, además, ha hecho carrera universitaria y ha publicado libros, así lo demuestran.

Esto demuestra que las personas con SD somos capaces de ir mucho más lejos de lo que nosotros nos proponemos.

Si tuviera que poner otro ejemplo diría: cuando yo era mucho más joven con edad escolar nunca me había imaginado que acabaría haciendo mis memorias y reflexiones y ahora ya las estoy promocionando.

¿Cuál es el trabajo que nos gusta?

No todo lo que se imagina o propone una persona de pequeña se puede hacer real. Yo no dejaba de soñar en la escuela al hacer conferencias como las que hago ahora con la Asamblea de Derechos Montserrat Trueta o las que hago presentando mis memorias.

Esto es mi percepción de lo que ha pasado entre Pablo Pineda y Gloria Ramos. Ellos dos se han propuesto llegar donde han llegado y ahora gracias al esfuerzo han tenido su reconocimiento.

Esto es lo que le ha pasado a Gloria Ramos. Ella tenía sus propios retos de futuro y ahora puede tocar, acariciar su mérito y reconocimiento, saliendo en una película premiada con el Goya, que es un mérito contraído al haber hecho una de las «pelis» más difíciles de hacer. Lo digo porque yo, un servidor, vi la peli y vi lo difícil que es hacer de «Collantes», su personaje.

Si yo acabara haciendo una de esas pelis de cine, ya la hemos bien liado porque si yo ganara un Oscar o un Goya me sentiría como ellos: contento, feliz y muy orgulloso.

¿Es así como se sienten Gloria Ramos y Pablo Pineda?

Si yo ahora me pusiera en el lugar de cuando estaba en la escuela, para mí, esto que estoy diciendo en el artículo sería cumplir sueños, derechos, retos y objetivos de futuro. No nos gusta que nos obliguen a trabajar donde no nos gusta trabajar. La palabra obligación no debería estar en los diccionarios.

Ser mi propio jefe

El trabajo es lo más importante para poder hacer una vida independiente, pero ¿y si pudiéramos trabajar de lo que nos gusta, y lo pudiéramos escoger nosotros, las personas con SD? Y si pudiéramos hacer los trabajos que a nosotros nos gustan? Que nosotros mismos pudiéramos buscar y escoger nuestra propia trabajo y no que nos viniera dada, un trabajo que sepamos y queramos hacer.

Por eso no podría terminar este artículo sin dar todo mi apoyo a la Fundación Catalana Síndrome de Down para que nos ayude a emprender nuestros propios retos y objetivos de futuro.

Pues me gustaría no depender de nadie y poder ser yo mi propio jefe. Uno de los trabajos que a mí me gusta hacer es promover mis memorias internacionalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *