UN INFIERNO EN LA TIERRA

Cuando el calor empieza y abrasa

El fuego ya tambalea en la tierra

Y pasa como una ola en la nada.

Cuando el verano despierta

Todo el fuego va en llamas

Y todo será cenizas programadas.

Si tuviese buen sabor ese fuego de chispa roja

Como daría mi alma,

Al mismo diablo.

Cuando el calor empieza y abrasa

En grandes vapores,

Ya no quedará nada,

ni humo, ni pistolas encendidas,

En esos saltos vivaces.

Como un chasquido de dedos suelta una carrera

Y como pasa rápido.

Es el fuego del ocaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *