LA BARCELONA influenciada

Barcelona es una ciudad con una riqueza arquitectónica que la hace única y atractiva, con obras modernistas como principal reclamo turístico. Sin embargo, algunos de sus edificios son réplicas de los existentes en otras ciudades de todo el mundo. Por otra parte, hay inmuebles, cuyo diseño es deudor de corrientes arquitectónicas foráneas.

DESDE CHICAGO CON GRACIA

Durante las décadas de los 20 y 50 del siglo XX, se impuso una corriente arquitectónica en el diseño de edificios conocido como Escuela de Chicago. El nombre se debe a que la ciudad estadounidense sufrió un incendio que la consumió hasta los cimientos en 1871. La metrópoli renació literalmente de sus cenizas gracias a este movimiento que propició la reconstrucción de Chicago.

En Barcelona, ​​dos de los ejemplos más paradigmáticos de esta corriente se encuentran en la confluencia del paseo de Gracia con la Gran Vía de las Cortes Catalanas. Por un lado está el conocido como edificio Vitalicio (actualmente Generali), obra de Lluis Bonet e inaugurado en 1921.

En el chaflán de delante se encuentra la que fue la sede del Banco Rural y Mediterráneo (1953), diseñado en el mismo estilo por Agustí Borrell Sensat. La planta baja del mismo lo ocupa una tienda Zara.

En la calle Aribau, 260, cerca de la esquina con Travessera de Gracia está localizado el inmueble los bajos del que acogen las galerías comerciales David.

El edificio (diseñado por Ignasi Mas y acabado en 1931) fue concebido para dar cabida a la fábrica y oficinas de la pretérita empresa automovilística de nombre heredado por el recinto de tiendas.

Las obras diseñadas bajo los parámetros de la Escuela de Chicago se enmarcan en el estilo neoclásico.

EL ESPEJO ITALIANO

En el lado mar de la plaza España se erigen imponentes las torres gemelas que flanquean la cabecera de la avenida Maria Cristina. Estos colosos están diseñados para Ramón Reventós a imagen y semejanza del Campanile de la veneciana plaza de San Marcos.

Detrás de cada una de estas dos réplicas hay una columnata cóncava inspirada en la existente en la plaza San Pedro de Roma con ventanales entre columnas. Son la parte lateral del Palacio de la Metalurgia, Electricidad y Fuerza Motriz, por un lado, y del de Comunicaciones y Transportes, de la otra.

Al fondo del recinto concebido para la Exposición Universal de Barcelona celebrada en 1929 se encuentran los palacios gemelos de Alfonso XXIII y Victoria Eugenia.

Desde la plaza España se puede ver que ambos lados son idénticos, como si la avenida Maria Cristina fuera un espejo que los refleja.

DISEÑO A TODA VELA

En la fachada marítima de Barcelona hay un edificio, cuya forma sugiere la vela hinchada de un barco. Se trata de hotel W, diseñado por el arquitecto Ricard Bofill e inaugurado en 2009. El estilo tiene un parecido razonable con el hotel abjurar Al Arab, situado en Dubai (Emiratos Árabes Unidos) y asentado en un islote artificial ante la costa del Golfo Pérsico.

En la ciudad Condal podemos encontrar similitudes arquitectónicas con otras ciudades, fruto de la inspiración o modos estilísticas. Estas la convierten en la Barcelona influenciada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *