La mala educación en el futbol

Algo muy grave está pasando en el futbol, y viene de lejos. En nuestra liga parece haberse instalado la mala educación en algunos equipos tanto de primera como de segunda división.

El caso más reciente lo vivimos por dos ocasiones en los duelos Granada-Barça en que se profirió la expresión “subnormal” para insultar al rival. El primero de ellos fue el preparador de porteros blaugrana José Ramón De Lafuente quién el pasado 8 de enero se dirigió a un miembro del banquillo rival diciendo “eres un subnormal, payaso”. Y fue expulsado por el colegiado.

El jugador nazarí Roberto Soldado hizo lo propio en el encuentro de Copa que disputaron los mismos equipos y afeó la celebración de un gol por parte del entrenador culé Ronald Koeman diciéndole: “Eres un subnormal y un payaso”. Lo más lamentable es que no deja de ser un caso aislado. Han habido muchos otros casos.

En diciembre de 2014, la afición merengue realizó cánticos ofensivos contra Leo Messi (“Messi subnormal”) y el Barça (“Ser del Barça es ser un subnormal”). Esta última proclama, junto con otras más, también se escuchó en un derbi en el estadio del Español en 2015.

Incluso en otros encuentros como el de Sevilla-Rayo Vallecano y Osasuna –Albacete de hace unos años se produjeron insultos muy gordos. Si no ponemos medidas al respecto, se nos va a ir delas manos. No se puede tolerar este tipo de actitudes. En lugar de enaltecer el deporte rey, lo que produce es una vergüenza ajena.

No más mala educación

Si algo nos han enseñado en la vida es el valor de respetar a todos por igual. El respeto es algo que se tiene que ganar. Entre todos tenemos que acabar con esta oleada de mala educación y falta de respeto en el futbol. No podemos tolerar estas actitudes, porque se fomenta la violencia.

“Subnormal” es una palabra que se tendría que eliminar de los diccionarios. Es una falta de respeto y un estigma hacia la personas en situación de discapacidad intelectual. Utilizarla como insulto, además de perpetuar estigmas y prejuicios, desacredita a quién la utiliza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *