UN CARNAVAL DE ESTAR POR CASA

Ahora que la situación ha cambiado por la Covid-19, las fiestas típicas como esta ya no se celebran como antes.

Esta celebración y su sentimiento se han enfriado.

Anteriormente llenaba la ciudad entera de Barcelona de felicidad, diversión, colorido, vida e ilusión.

Últimamente todo eso ha pasado a un segundo plano por la pandemia cambiando así nuestras vidas.

Todo lo que antes nos gustaba hacer presencialmente nos han obligado a hacerlo telemáticamente, metiéndonos miedo, sin darnos una explicación coherente, sin ningún dato.

Desde que hemos cambiado de estilo de vida hacemos lo que podemos para pasarlo bien y no perder ese espíritu compartido de disfrute carnavalero y de vivir la vida.

No importa dónde, sino cómo
A pesar de hacerlo telemáticamente sabemos cómo pasarlo bien, aunque la situación sea diferente.

Al menos, hemos podido celebrarlo a nuestra manera.
Gracias a las actividades extraordinarias de la fundación siempre hemos conseguido pasar un buen rato.

Cada uno nos hemos disfrazado de distintas maneras: piratas, Elvis Presley, superhéroes, cantantes, policía, gatos, mimos, princesas, mosqueteros, mariposas, etc.
Ha sido una fiesta fuera de lo normal pero muy vivida, disfrutada y sentida.

Estemos juntos o separados no hay nada que pueda con nosotros ni si quiera la distancia. Todos somos una piña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *