Libro de estilo

LENGUAJE PÚBLICO Y ESTIGMAS

El lenguaje para referirse a las personas con discapacidad está lleno de connotaciones peyorativas. Los medios de comunicación, como altavoces de la sociedad, deben concienciarse sobre el uso de un lenguaje no discriminatorio.

RECOMENDACIONES DE EXIT21 PARA TRATAR LA DISCAPACIDAD EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

1. Evitar el uso de palabras coloquiales, despectivas y obsoletas como “subnormal”, “mongólicos”, “atrasado”, “inválido”, “enfermo”…

2. Revisión actualizada del lenguaje. No basta que el diccionario indique que un término es obsoleto, desfasado o inadecuado por qué sigue perpetuando estigmas y prejuicios. Por ello, abogamos por una revisión léxica actualizada.

3. Persona en situación de discapacidad. Recomendamos el uso de “persona en situación de discapacidad”, dado que nos encontramos condicionados por las limitaciones y carencias impuestas por el entorno. Si actuamos sobre el entorno (rampas, accesibilidad cognitiva, lenguaje de signos, descripción auditiva … ) conseguiremos paliar la situación de discapacidad haciendo la vida más fácil y digna.

Sin embargo, aceptamos “persona con discapacidad” porque es el término que recoge la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, tratado ratificado por el Estado español.

4. Diversidad funcional. Este término también la aceptamos, aunque puede ser ambiguo. Esta expresión fue impulsada por el Foro de Vida Independiente y está muy extendida en el ámbito de la discapacidad física.

5. Anteponer la palabra persona. El hecho de referirse a una persona en situación de discapacidad como “discapacitado” es una reducción que la anula como persona.

6. No estamos enfermos. A menudo, los medios de comunicación equiparan discapacidad con enfermedad. Uno está enfermo cuando tiene gripe o el sarampión, pero la discapacidad no es una enfermedad; es una condición.

7. El síndrome de Down no se sufre. Algunos medios incurren en el error de asociar el verbo “sufrir” a las personas con síndrome de Down, cuando lo correcto sería utilizar el verbo “tener”.

8. Personas sin discapacidad. Del mismo modo, se debe utilizar el término “persona sin discapacidad”en lugar de “persona normal”porque esta última es una expresión que encasilla a las personas en categorías y tiene connotaciones discriminatorias.

9. Evitar imágenes que despierten compasión. Otro error frecuente es ilustrar las noticias sobre discapacidad con fotografías que susciten lástima o compasión. Reivindicamos el uso de imágenes que reflejen la normalidad cotidiana.

10. Evitar el paternalismo, la condescendencia y los privilegios. No informar desde la lástima o la pena. Asímismo, los privilegios discriminan y marcan la diferencia.

11. Evitar los infantilismos. Hay que referirse a las personas en situación de discapacidad como adultas y evitar expresiones como “niños”, “chicos”, “especiales”, “angelitos”, etc.

12. Romper estigmas. Huir de las informaciones que den a entender que las personas en situación de discapacidad intelectual no pueden llevar una vida normalizada.

13. Evitar las generalizaciones. Recomendamos no utilizar expresiones que generalicen tipo “las personas en situación de discapacidad intelectual son …” porque con ello se incurre en los tópicos.