Jordi Guardans

Jordi Guardans y los ángeles, su mundo poético


Jordi Guardans

A- Hoy va a ser la primera vez que hable con un poeta y me alegro que sea con uno de la categoría de Jordi Guardans.

J.- Gracias Andy.

A.- Ya me explicarás qué quiere decir ser poeta.

J.- En primer lugar se tendría que saber qué es lo que lleva a una persona a hacer poesía. A tomar un papel y escribir una tira larga. De poetas, como en todos los oficios, los hay buenos y los hay malos. Una vez oí una definición que me pareció perfecta y que decía que los poetas son aquellas personas que se sorprenden de lo que no sorprende a los demás. De ahí que tengan, que tengamos, la necesidad de contarlo. Y como los pensamientos de las cosas que nos sorprenden van muy ligados a la musicalidad, a la música, cuando escribes un poema, lo haces en verso. Y vas jugando, alargando o acortando versos, para que uno tenga más importancia que otro.

A.- Y tienen que rimar.

J.- Esto ya depende. Tu puedes tener un sentimiento, y si naces para poeta es como si tuvieras un timbre en la cabeza que te avisa que tienes que sentarte y tomar una hoja en blanco. Esto es un ejercicio de libertad. Cuando empiezas a escribir, la misma sensación te lleva a darle una u otra forma, y a veces sientes que el poema lo tienes que hacer contado, de once sílabas, así como otras escribes una cosa tras otra, jugando visualmente. La poesía es esto. Hay gente sincera, honesta y mentirosa. Hay personas que hacen un mal uso de la poesía.

A.- En los buenos poemas hay palabras muy románticas.

J.- Si, claro. Te diré un par de cosas. La poesía tiene dos peligros, cuando una persona no tiene mucha fuerza de poeta pero le hace ilusión escribir poesía, a veces siente que quedará mucho más interesante si usa palabras raras o rebuscadas. Yo siempre digo que si leo una poesía y en el primer verso he de levantarme tres o cuatro veces a buscar el diccionario, digo que el poeta que leo no me gusta porque no me trata bien.

Llevas razón en esto de que los poetas que intentamos ser honrados, usamos palabras que llegan al corazón. En este aspecto, las palabras sí son románticas.

A.- Aquí quería ir a parar.

J.- También hay gente que llega al corazón con mala leche y hay quien lo hace con buen tino. Cada cual va como quiere, porque cada uno es distinto a la hora de expresarse.

A.- Los buenos poemas llegan al corazón.

J.- Y a la cabeza.

A.- A mí me gustan los poemas de poetas honrados que me llegan al corazón.

J.- Para que lleguen al corazón tienen que pasar por la cabeza.

A.- O no.

J.- Es cierto, tanto da.

A.- Antes de venir hacia aquí, miraba uno de tus poemarios y he visto la palabra “follar”. He hecho la broma: ¿O sea que ahora, en catalán, a hacer el amor se le llama follar?

J.- Bueno, esto es un poco más complicado y viene de lo que comentaba antes, de que podría ir al diccionario y poner una palabra que quisiera decir lo mismo pero no lo dijera claro, pero la pregunta que me hago es ¿Por qué no lo puedo decir claro?

A.- No, si yo no te digo nada.

J.- También hay otra cosa. Hay poesía que llega a la cabeza y al corazón y no está hecha por buenos poetas.

A.- Hay quien lo hace con buena intención y hay quien no.

J.- Exacto, como también hay buenos carpinteros o carpinteros malos que trabajan con toda la buena voluntad.

A.- Tú eres de los buenos.

J.- Gracias, puede parecer pretencioso, pero me así considero.

A.- Me parece que estoy aprendiendo muchas cosas. Para mí, todo cuanto tenga que ver con los sentimientos, con el amor, y que salga plasmado poéticamente… ¿Cómo lo haces?

J.- Para acercarte a mi mundo poético te explicaré una cosa. Estoy convencido que la vida que vivimos normalmente no es la única vida que hay. Seguramente te habrá pasado alguna vez eso de vivir una casualidad muy fuerte y decir, caray, esto no es muy normal. O que sueñas en según qué cosa, la recuerdas y coincide con algo de la vida. Cada uno tiene su sensibilidad. Yo estoy muy abierto a estas cosas.

A.- A mí también me pasa. Últimamente recuerdo anécdotas de cuando era pequeño, como si estuviera ahí, viviéndolo. Un psicólogo me contó que a medida que nos hacemos mayores vamos recordando con más precisión lo que nos ocurrió cuando éramos niños. ¿Es más o menos esto?

J.- Sí, es exactamente esto. Uno de los temas que utilizo mucho son los niños pequeños. Estoy seguro que los niños dicen la verdad. Los buenos, que también los hay malos. Los niños pequeños dicen la verdad de las cosas.

A.- Es como al hablar de amor. El primer beso es un recuerdo para toda la vida. A mí me ocurre ¿Quieres ir por ahí?

J.- Si, pero ahora liaré un poco más el ovillo. Tú hablas del primer amor y como ejemplo me va bien para explicarme. Siento una gran devoción por los ángeles y esto me viene de pequeño. Al igual que recuerdo el primer amor, tengo metido dentro que los ángeles existen. Siempre que hago poesía tengo la sensación de que además de la realidad que vivimos, hay otra que la trasciende, la que nos hace importantes. Creo que algún día seremos una especie de luz.

Hay cosas que no tienen explicación. Cuando yo tenía tres o cuatro años, sin ninguna tradición musical en casa, me senté al piano que nadie tocaba y empecé a hacer música. ¿De dónde me venía esta capacidad si nadie me había enseñado? De la misma forma también me sobrevino una conciencia muy fuerte de que a través de la poesía, tenía que hablar de esta trascendencia de la realidad y concretar aún más; tenía que hablar de los ángeles, porque yo creo que todos tenemos un ángel de la guarda y estaría bien que le rezáramos. Un día me contaron una cosa muy curiosa, si estás enfadado con alguien y no hay forma de solucionarlo, intenta rezar a tu ángel de la guarda, para que a su vez, él hable con el ángel de la guarda de la persona con la que estás enfadado. Entre ellos se apañan, mientras que nosotros a veces somos incapaces de tirar algunas cosas hacia adelante. Mi poesía va unida a todo este tipo de historias.

A.- Me he desconcertado un poco, porque no sé si esto de los ángeles tiene algo que ver con las estrellas.

J.- Tiene que ver.

A.- En verano, por la noche, cuando luce un cielo sereno, salen las estrellas. Esto es muy romántico porque el hecho de que una estrella brille es porque en su interior hay amor, que es donde estamos nosotros, porque nos amamos ¿Lo ves así?

J.- Tienes toda la razón del mundo, me parece que eres un poco poeta. Todos los momentos románticos van ligados a las estrellas, lo que pasa es que yo no le rezo a las estrellas, le rezo a los ángeles, que son los trabajadores de las estrellas.

A.- Al llegar a este punto yo siento paz y tranquilidad. No sé si está bien que lo diga, pero en mi interior también siento una persona que me hace tirar hacia adelante. Es mi padre, que murió. Mi ángel.

J.- Tu padre está en un mundo de luz y te puede ayudar mucho desde allá. Yo creo que después de la muerte nos convertimos en espíritus en un mundo de luz. Y los ángeles están acompañando a tu padre. Él se da cuenta de todo de una forma clara, sin necesidad de poesía. Y está contento y feliz, algo que casi es imposible en esta vida. Creo que esta vida es una especie de exilio de las estrellas. Estamos exilados. Si cuando vemos una estrella nos quedamos tan maravillados, es porque estamos exilados de ellas. Lejos de las estrellas siempre echamos en falta algo.

A.- Siempre.

J.- Es como si estuviéramos de viaje.

A.- En Navidad se cuenta…No sé quién escribió que quién anunció a San José que la Virgen María había sido madre, fue un ángel, un mensajero.

J.- Yo no soy católico, pero si pensamos en la figura de Jesús, mira la cantidad de amor que dio y como terminó.

A.- ¿Sabes por qué lo mataron? Yo sí lo sé. Lo mataron porque no hacía nada más que hablar de amor.

J.- Por eso debemos protegernos, porque el mal existe. El mal que mató a Jesús no nos va a matar ni a ti ni a mí, pero nos puede dar una buena patada.

A.- Tal y como soy no creo que pase. Soy buena persona pero no lo permitiría.

J.- Muy bien, pero tú has tenido más problemas en la vida que otra gente.

A.- Pero he salido de ellos.

J.- Has salido y te has hecho mucho más sabio. Esto, a veces, también les pasa a los poetas. García-Lorca, por ejemplo, tenía mucha sensibilidad y trataba de escribir cosas muy bellas y el mal lo mató. Debemos protegernos.

A.- Yo noto los ángeles, por ejemplo, cuando veo a alguien sufrir o llorar. Siempre trato de preocuparme por los demás. Me parece que esto enamora a la gente.

J.- ¿Te refieres a las chicas?

A.- Sí, es que he tenido muchas novias.

(Reímos)

J.- Me parece que tú la sabes muy larga.

(Volvemos a reír)

A.- Además de poeta eres compositor de canciones ¿Cómo puedes hacer las dos cosas a la vez?

J.- No puedo separar el hecho de estar haciendo poesía del de estar componiendo porque sigo siendo el mismo. Lo que tengo claro es que cuando escribo poesía puedo ser intelectualmente más exigente, sin tener que buscar palabras rebuscadas. Una persona que lee poesía no lo hace de golpe, se la hace suya, relee…, en cambio una canción tiene que llegarte la primera o la segunda vez que la escuches. El fondo es el mismo, pero no la forma.

Lo que tengo claro es que sería incapaz de componer por encargo, porque me es imposible desligarme de mi mundo, aunque los que me las cantan sí lo saben hacer, se meten en mi mundo a través de su mirada. Por eso les estoy tan agradecido.

A.- A mí me gusta ponerme en el lugar del otro. Pensar qué sentiría si estuviera en la piel de otra persona.

J.- A esto se le llama empatía, pero como todos somos distintos, todos nos explicamos a nuestra manera.

A.- Me gusta estar pendiente de los demás.

J.- Está muy bien pensar en los demás, pero de vez en cuando también hay que saber decir, de acuerdo, pero yo soy así y soy así. Y si tengo empatía, que los demás la tengan conmigo, que lo merezco.

A.- Ahora que hablas de esto pienso que conozco gente que es muy egoísta y sólo se quieren a ellos y a su familia.

J.- Mira, entre amigos no hay problemas porque se puede hablar claro, pero si un día te encuentras con alguien que no es de tu confianza y te dice algo que no te gusta, puedes utilizar un método que me contó la escritora Ana María Moix. No sé si a ti te pasa, pero yo soy lento, tardo en reaccionar, de modo que si te pasa esto, le dices a la persona: No me ha gustado nada lo que me has dicho, pero otro día te diré el porqué.

A.- Cuando sentimos celos también decimos cosas que no sentimos.

J.- Si, pero esto es otra cosa, yo me refería a lo que te pueden decir personas a las que no tengas nada de confianza.

A.- Ya te entiendo. Me parece que de esta charla saldré muy reforzado.

J.- ¿Quieres que te ponga una de mis canciones?

A.- ¿Cantada por ti?

J.- No, yo no canto. Grabé un disco cuando era joven, pero ahora no canto, salvo cuando compongo. En este disco hay gente muy diversa: Carles Rabassa, Sílvia Comes, Esther Formosa, Gerard Quintana…

A.- Ponme la de Gerard Quintana.

En la hora baja de la tarde, en casa de Jordi, con la canción a todo volumen, sentí una emoción muy intensa que siempre recordaré. Ha sido mi primera entrevista y más que una entrevista ha sido una charla. Nunca le podré agradecer a Jordi Guardans cómo me acogió, me sentí como en casa y aprendí que la poesía está siempre presente aunque a veces no seamos capaces de verla.

JORDI GUARDANS (Barcelona 1955).

Ha escrito los libros de poesía Tsares (publicado en Barcelona en 1979, por la Escuela Eina en edición restringida y traducido posteriormente al inglés y editado en EEUU, en la revista literaria ‘»American Catalán Society»); Tant de bo que siguin les penúltimes penes (Premio Marià Manent 1993. Ed. Columna, agotado); El Rèquiem blau (Ediciones 62, 2002) con prólogo de Pere Gimferrer; Montserrat (Emboscall, 2006. 2a. Edición, 2007); Abbà (Emboscall, 2006); y la antología Els àngels i el perill. Antología. Edición e introducción de Carles Guillén i Selva (Emboscall, 2006) – a partir de esta antología y con el mismo título ha hecho recitales con la colaboración de Ester Formosa y el pianista Maurici Villavecchia. En 2007 se publicó Planeta Balalaika (Emboscall) y el 2008 Contra venena et animalia venenosa (Emboscall) con prólogo de Enric Bou. El 2010, El libro de Dresden (Pagès editores) con prólogo de ‘Enric Bou y epílogo de Carles Guillén, y en el 2011, Trenta-tres cançons i tres poemes (Emboscall), introducción i edición de Carles Guillén i Selva, con ilustraciones de Jordi Guardans (Quadern de viatge. Siena, 1980), que recoge, hasta el momento, todas las letras de canciones grabadas por diferentes intérpretes y tres poemas compuestos y cantados por otros fines.

En 1981 ganó la medalla de oro del Real Cercle Artístic de Barcelona en ocasión de su centenario con la obra de teatro La ciutat il•luminada, publicada en 1989 por el Instituto del Teatre de Barcelona con prólogo de Ana María Moix.

Por lo que se refiere a la música y a las canciones que considera parte de su producción poética, en 1988 se edita el disco Port Estrella, en que cantaba sus propias composiciones. Ester Formosa le graba canciones en los CD´s La casa solitària (2000) y Època (2003). María del Mar Bonet en los CD’s Lluna de pau (2003), grabada en directo en el TNC (Recaptación integra destinada a la Campaña unitaria Cataluña por l’Irak. Suporte humanitario) y Terra secreta (2007). Gerard Quintana le canta y pone música s poemas en los CD’s Les claus de sal (2004) y Per un tros de cel (2005), una nueva experiencia que le parece enriquecedora. El 2007, Ester Formosa le dedica el álbum Ester Formosa canta Jordi Guardans. Sola com el poeta. Con quince canciones, letra y música de Guardans. En 2008 Túrnez & Sesé, en el CD Romanços i estampes del 21 le musican e interpretan un poema y una canción. En 2010 se edita el CD Adolfo Osta, Carles Rebassa, Ester Formosa, Gerard Quintana, Silvia Comes, Túrnez & Sesé. Canten Jordi Guardans. T’escric des de Granada.

9 Comments on “Jordi Guardans y los ángeles, su mundo poético

  1. Felicidades Andy es una estrevista muy interesante, amena y muy llena de contenido. creo que debes seguir adelante y continuar entrevistando a gente. También, quiero felicitar al Sr Guardans que me parece una persona muy inteligente y sobre todo muy llena de sensibilidad. Gracias a los dos por esta entrevista tan estupenda.

  2. El nivel periodistico del Andy es muy bueno por lo que es evidente que esta entrevista al sr. Guardans solo es una pincelada de lo que puede llegar a hacer, seria muy interesante que para su proxima entrevista entrevistara a Boris Izaguirre

  3. Felicitaciones Andy! Excelente entrevista. Cuando al final comentas que fue más como una charla, creo que es lo que debería ocurrir en toda buena entrevista. Lograr tal ambiente de complicidad y empatía con la otra persona,que la comunicación sea tan fluida y espontánea como lograste en esta ocasión. Que sea la primera de muchas más!!! Patricia.

  4. Jo també he sortit reforçat després de llegir aquesta entrevista.
    El to ha estat desenfadat. Expressiu, però no pedant; i els pensaments m’han fet riure i també m’han fet reflexionar.

    Preciosa.

    «Chapó»!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *