Madrid (1)

Los dos extremos de Madrid

 

 

Hace unos días fui de visita a la ciudad de Madrid con unas amigas, pero como en todos los sitios, hay la cara y la cruz de una moneda. Por lo que he visto en general, Madrid es un lugar muy pobre y también muy rico (los dos extremos de la moneda).

Las catedrales, los museos, los ministerios e incluso las casas están bien cuidados y demasiado bonitos de ver  aunque a la vez, caro. Pero no todo es bonito, ya que en el centro de Madrid como la puerta del Sol y alrededores  están llenas de gente pobre.

Durante el día se ve gente tirada en el suelo, o bien, pidiendo dinero o durmiendo por las calles. A nosotras nos daba reparo pasar por ahí, pero el hotel lo teníamos cerca.

Hasta en el metro nos quisieron robar. Allí, la tarjeta del metro de 10 viajes cuesta 12 euros, lo que aquí en Barcelona cuesta menos.  Eso sí que es un robo, no me extraña que se quejen de lo caro que está.

Aunque mi experiencia fue grata, allí en Madrid, hay sitios donde suele haber pobreza como la famosa puerta del Sol, plaza Mayor, la calle Carretas o bien por la zona de Lavapiés.

Esos días estaba demasiado lleno de gente en la gran ciudad. Mañana, tarde y noche.

Apenas nos dejaban dormir y menos a pleno centro por culpa de las manifestaciones a las tantas de la madrugada. Pese a ello, pudimos hacer nuestras visitas a museos, parques, plazas, y demás.

Si alguien tiene previsto ir al centro de España, cójanse de los bolsillos y disfruten del maravilloso paisaje.

 

* Texto original

4 Comments on “Los dos extremos de Madrid

  1. Estoy de acuerdo con Sonia luego no nos extraña que quieran poner lo del eurovegas en la capital española para que sigamos cogiendonos de los bolsillos, maravilloso punto de vista de la ciudad de Sonia felicidades por tu articulo aunque te as dejado mencionar lo del parque warner

  2. hola Francisco, no es que me dejé de mencionar el Parque Warner. Más bien porque está a las afueras de Madrid y porque no he estado.

  3. T’ha sortit una mica negatiu aquest article. Tindries que fer-ne un altre de la part positiva del mateix viatge. Ánims.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *