Un sábado diferente

Este sábado fue diferente a los demás. No jugué a fútbol, ni salí con mi grupo de ocio, ¡tuve un pase de modelo! Las ganas que tenía de hacer un pase eran enormes, ya que hacía un año desde el último pase que hice. Pero esta ocasión ha sido más divertido porque era en una discoteca,  había mucha gente y los nervios eran incontrolables, ya que sabíamos que iba a venir gente ¡pero no tanta!

Pero lo mejor es que en esta sociedad no estás solo y tener discapacidad no es nada malo porque hay gente que te apoya y amigos que se comportan como se tienen que comportar. Tras el desfile que ofrecimos a la gente, bailamos un buen rato y nos reímos muchísimo.

Por un momento parecía que era Hollywood ya que la gente me se echaba encima, la verdad que esto de hacer de modelo es bastante divertido. Te ríes muchísimo y conoces a chicas muy guapas. Y además, ser modelo tiene sus ventajas, ya que para los chicos y chicas modelos, las consumiciones eran gratis.

 

* Texto original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *