La vuelta a mi grupo de ocio

Con las vacaciones en el recuerdo y ya metidos en la rutina diaria del mes de septiembre además del trabajo nuestro de cada día, lo que más he echado a faltar son las actividades de la Fundación. Más que nada porque han sido muchos días y muy largos en los que buscaba cualquier tipo de actividad de tiempo libre para ocupar esos fines de semana solitarios del mes de agosto en los que los relojes no avanzaban.

Incluso intentaba tener la mente ocupada para que no me entrase el “mono” de las actividades, por suerte ya iniciado el mes de septiembre y ya llegados a la segunda semana me inscribí en el curso de baile de salón y, por lo tanto, la vuelta al grupo de ocio ya era un hecho. Porque si algo me llena de verdad es encontrarme con mis amistades de siempre. Lo tanto mis fines de semanas vuelven a tener sentido, sea cual sea la actividad, para nosotros es una nueva aventura y eso es lo que nos hace que cada semana laboral no se no haga tan pesada.

 

* Texto original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *