Japón, un país milenario y olímpico


Foto: Tokyo Stadium | http://tokyo2020.jp/en

El pasado 7 de septiembre el COI (Comité Olímpico Internacional) designó Tokio como sede de los Juegos Olímpicos de 2020. Será la segunda vez en su historia que la capital nipona organice un evento de estas características, ya que organizó los Juegos Olímpicos de verano de 1964, los primeros en que el judo fue incluido como deporte oficial.

Para este evento se inauguró el palacio Budokan, un recinto polivalente que, al margen de las competiciones deportivas que se celebraron durante esos días, ha acogido conciertos de grandes figuras y grupos musicales como los Beattles y donde la banda de rock Barón Rojo rechazó actuar a principios de los 80, por el alto coste que suponían los pasajes de avión.
En 1972 se disputaron los Juegos Olímpicos de invierno de Sapporo, en los que el esquiador Francisco Fernández Ochoa ganó la medalla de oro en la categoría de eslalon masculino. Sapporo, los lugares de interés son el parque Odori o el Sapporo Concert Hall, está situada en la isla de Hokkaido , la más septentrional del archipiélago nipón.

En 1972 se inauguró la primera línea de lo que es el tren de alta velocidad más antiguo del mundo, llamado Sinkashen por los japoneses y Bala por los occidentales, ya que llega a alcanzar los 500 kilómetros por hora de velocidad de crucero. Este medio de transporte ultra rápido se desplaza por levitación. ¿Qué quiere decir esto? Pues es el principio del electromagnetismo por el cual los bogíes o plataformas en las que van montados los ejes de las ruedas, funcionan con una corriente eléctrica que tiene la misma polaridad que la corriente que fluye por los raíles sobre los que se deslizan o más bien flotan, de manera que se repelen.

Actualmente el tren Bala cuenta con una red ferroviaria que, desde la estación central de Shinjukku , Tokyo conecta la metrópolis con otras grandes ciudades del país como Osaka, Hiroshima o Nagoya.

Los últimos Juegos Olímpicos de invierno que se han celebrado en Japón tuvieron lugar entre los días 7 y 22 de febrero de 1998 en Nagano, una ciudad situada en medio de la isla de Honsu que tiene como principales reclamos turísticos el templo budista de Zenkoji, el Castillo de Matsumoto y las fuentes termales de Nozawa -Onsen a las que se le atribuyen propiedades terapéuticas.

*Text original en català

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *