Con el DERECHO a reivindicarnos

foto-(14)

La semana del 24 de marzo fue fantástica y redonda, es seguro que nunca me había sentido tan bien.

Cualquiera diría que se hicieron dos eventos sumamente positivos y reivindicativos que han servido para explicar al mundo lo que realmente somos y seremos capaces de hacer. Progresos muy significativos para así ir abriendo puertas para hacer de nosotros lo que somos ahora.

Este artículo lleva el título Con el DERECHO a reivindicarnos precisamente porque hablo y doy mi opinión sobre la Conferencia sobre Derechos Humanos que hice junto con otros compañeros, nuestros discursos fueron tan emotivos, y por mi participación en TV3 el Día Mundial del Síndrome de Down. Si no hubiese sido ese día seguramente no habría ido y no habría dicho lo que dije.

Para mí, esas dos experiencias, entre el jueves 20/03/2014 y el viernes 21/03/2014 sirvieron para llamar la atención de esta sociedad. Que al menos sirvieran para llamar la atención de esta sociedad para que escuche nuestras reivindicaciones y piense más en nosotros.

Un buen gesto de una sociedad que se llama a sí misma solidaria seria que piense más en nosotros y retire el recorte del 20% del programa de vida independiente porque volveremos hacia atrás y todo lo que se ha hecho hasta ahora no habrá servido de nada y tendremos que volver a casa de nuestros padres. Si esta sociedad es tan solidaria como dice, pensaría más en nosotros y
nos daría la oportunidad de poder decidir por nosotros mismos.

Si tenemos derecho a reivindicar, también tenemos derecho a decidir y nosotros decidimos que ¡ya tenemos suficiente de recortes! Esto no es de sociedad solidaria, es propio de una sociedad insolidaria que tiene el cuerpo en el presente pero la cabeza aún está en aquella sociedad de los años 80, que era la sociedad que nos insultaba. Aquella sociedad aún era más insolidaria porque nos discriminaba y nos señalaba por el solo hecho de tener una discapacidad. Había cosas que podías hacer y otras que no, te explicaban lo que podías hacer y lo que no, como si fueras un niño pequeño. Y no lo hacían solamente porque pareciera que eras un niño pequeño, era porque aquella sociedad estaba más anticuada, vieja y estropeada. Era una sociedad que no solo ignoraba el síndrome de Down, también ignoraba al que lo llevaba.

Para mí, todo lo que he hecho hasta hoy me ha servido para dar una lección a aquellos que piensan que el síndrome de Down es una enfermedad, cuando en realidad es un cromosoma demás. O a aquellos que piensan que yo tengo el síndrome de Down y que por este hecho no soy una persona como las demás. O que por el hecho de tener el síndrome de Down se me niega lo que realmente soy. Quién piense esto cae en un error del que tardará en recuperarse porque yo soy una persona como el resto y así lo dejé claro tanto en la conferencia como en TV3 explicando los derechos de las personas que tenemos el síndrome de Down.

 

* Texto original en catalán.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *