Artes marciales


Foto: Patrice Dufour (Freeimages)

Desde pequeña me hacía gracia el mundo de las manos.

Tuve dos compañeros que en su día me cayeron muy bien.

Uno se llamaba Sergio y el otro se llamaba Jordi.

Resulta que Sergio hacía taekwondo fuera de la escuela. Y Jordi hacía karate. Fue a raíz de ahí que me llamó la atención este reino.

Cada vez que me hacía mayor me gustaba más.

Empecé a ver películas de Jackie Chan y otros. Una de ellas que me hacía divertir mucho fue El Esmoquin. ¡No paraba de reír!

Después, por la televisión, hacían series:

Águila Roja

Ranma 1/2

Hathori, el ninja

Las aventuras de Jackie Chan

Powers rangers

Las tortugas ninja (yo era una fan de ellas)

Walker Texas Ranger

Dragon Ball Z / Dragon Ball GT

Pero después me apunté en un campus de deportes. Probé de todo y me sorprendió cuando vi la capoeira.

La capoeira es un tipo de arte marcial brasileño que va incorporado al baile. ¡Era precioso! Mediante este campus me apunté a más cosas. Mi madre me apuntó a un casal de verano.

No recuerdo cómo se llamaba. Sé que en este casal aprendí judo. Me gustó mucho, pero no era precisamente lo que buscaba.

El caso es que hubo una temporada en que quería hacer karate pero mi tía me lo quitó de la cabeza. Ya que ella había hecho karate y sabía cómo era.

Al cabo de un tiempo me enteré de que había otro arte marcial, con origen en China. Se llama tai chi.

Es todo de figuras y sirve para relajar tensiones.

Hice y me fue muy bien.

Interiorizaba, me tranquilizaba, e incluso me hacía sentir más afable en mí misma. O sea, equilibrada.

Me podía controlar las emociones, ya que las tenía descontroladas totalmente.

Finalmente lo dejé por un tema de horarios, porque empezaban muy tarde. Y yo no me veía con corazón de ir a las 21:00 de la noche.

Aunque el “mundo de las patadas y los puños”, siempre me han fascinado.

Una de las por películas que me fascinó fue: El último Samurai, con Tom Cruise; también las de un viejo maestro, lo mejor del reino del Kung Fu, el maravilloso Bruce Lee. Ese mismo le encanta a mi padre, a mí también me gusta, pero a él más. Yo tengo debilidad por Chuck Norris. Sus “patadas” han pasado a la historia.

*Text original en català.

2 Comments on “Artes marciales

  1. Me gusta tu artículo.
    A mi también me gustan las artes marciales pero nunca lo he practicado. No hace mucho hice defensa personal, a lo mejor te gustaría probar. Te dan buenos consejos y practicas un montón. A mi me gustó.

  2. Sonia n’ he sentit parlar de la defensa personal.
    Però jo no tinc temps.
    No sé que és fa, ni tampoc sé com és.
    El cas, es que no sé si em pot agradar.
    Per ara tinc un projecte, totalment nou de trinca, i és que compaginare el ball contemporani amb el Tai Chi. Ho he probat i sembla que estiguis fent un art marcial de debó. El que no sé es si em servirá per defensar-me.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *