En can Barça viven su peor pesadilla.

 
Foto: Ol Yeates (Freeimages)

Ya ha pasado una semana desde la derrota del clásico en el Santiago Bernabéu y desde entonces el equipo de Luis Enrique ha pasado siete días intentando superarlo al tiempo de asumir las consecuencias de lo sucedido.

El equipo blaugrana ya estaba plenamente preparado y plenamente concienciado mentalmente para vencer al Real Celta de Vigo y de esa manera mantenerse una semana más en el liderato del campeonato nacional.

Pero evidentemente las cosas no suelen salir como suelen estar previstas y el equipo que dirige Eduardo Berizzo consiguió una sufrida victoria por la mínima.

Ciertamente ya tendría que resultar un tanto alarmante, ya que con esta segunda derrota en lo que llevan de temporada ya tendrían que haber tomado medidas al respecto.

En Can Barça su propia afición está empezando a darles calabazas viviendo su peculiar Halloween, por lo que es evidente que se les han atragantado los panallets que, a pesar de las múltiples ocasiones, ha acabado siendo una castaña de encuentro.

Estamos de acuerdo que aún queda mucho por jugar y dos derrotas no tendrían porque repercutir a lo que llevan jugado, ya que sumamos más puntos a favor que en contra.

Por lo que sería injusto tener que juzgar el trabajo del entrenador asturiano y todo a vísperas de la próxima jornada de Champions, donde esperamos que hayan aprendido la lección.

*Texto original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *