8º CAPÍTULO: MIS MANÍAS MÁS HABITUALES

Algunos estarán de acuerdo conmigo que son muchos los que suelen decir que no tienen ninguna manía, pero, al igual que el que tira la primera piedra y esconde la mano, antes o después, se acaban delatando.

Los hay que suelen ser maniáticos de la limpieza, pasando por el orden y el perfeccionismo e incluso, los hay que recogen basuras. Estos últimos suelen tener el síndrome de Diógenes. Tanto unos y otros, lo acaban llevando hasta al límite de lo permitido y lo acaban convirtiendo en la peor de las enfermedades.

Por suerte, no es mi caso ya que mis manías más habituales suelen ser aquellas costumbres que en teoría son más saludables y que tienen relación con todo aquello que corresponde a las festividades de cada mes.

Estas son algunas de ellas: cuando se inicia la Cuaresma no me pueden faltar los buñuelos, en plena Semana Santa, además, de las típicas procesiones y sus películas religiosas.

Tampoco me pueden faltar las torrijas y el potaje, además de, como no, lo de comprar la Mona a mi ahijado, muy a pesar de que él prefiera antes el dinero.

Sin olvidar también a los panallets y el moscatel cuando es la festividad de Todos los Santos, que en que alguna cosa sí que ha cambiado ya que he dejado de visitar a mis difuntos.

También reconozco que igual puede que sea un tanto cansino con las fotos en cada actividad de grupo que hacemos semanalmente.

Tampoco me canso en decir que hay dos citas importantes, seguramente el resto de mis amigos quizás prefiera otro tipo de salidas. Me estoy refiriendo, como no, a la Feria de Abril así como la a Feria de Santa Lucía. Seguramente mucha de la juventud actual, así como el resto de las personas, consideren que las propias costumbres están para saltárselas.

Puede ser que tengan razón o no, e incluso, reconzco que tal vez debería saltarme alguna de ellas, pero mientras me considere tradicional, seguiré haciendo aquello que, es evidente, mientras haya gente como yo, seguiremos manteniendo todo lo que acutalmente se está perdiendo.

* Texto original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *