LABERINTOS, ¿UNA PÉRDIDA DE TIEMPO?

A lo largo de los años los laberintos no se reconocían muy a menudo.

Pero en el trayecto de la vida, hasta la época de hoy en día, tienen su historia.

Los laberintos se han convertido en pasatiempos cotidianos para nosotros.

Pero, ¿es una pérdida de tiempo?

¿O lo hacemos por azar?

Tengo unas cuantas teorías, que los laberintos son métodos para absorber nuestro cerebro.

Como al ratón le cuesta encontrar su queso, mientras que él mismo encuentra la salida.

Hay películas que, sin embargo, le hacen honrar su simbología:

Pero hay otro significado.

Los laberintos lo que tienen es que hacen pensar. Como el cuento de Alicia en el País de las Maravillas.

Los horizontes de nuestra mente suelen ser muy extensos, y a la vez misteriosos.

Es el caso de Una Mente Maravillosa, traspasando un laberinto numérico se llega a la locura.

A eso me refiero.

Nuestra cabeza también es un laberinto que resolver. Y no lo digo así como así, porque no sabemos hasta dónde puede llegar.

Los métodos son muy sencillos. Es como lanzar una flecha sin saber dónde llegará. De ahí vienen también los laberintos.

Es un mundo imaginario, del que no puedes escapar. Te quedas atrapado en él y, en el mismo sentido, bloqueado.

Esto también sucede en la actualidad. Y no lo digo tan sólo por una persona, sino en general.

Las metas las tenemos que encontrar nosotros, no que los demás nos dirijan como quieren.

A ver si uno de vosotros encuentra vuestros quesito, tanto en la situación laboral como personal.

* Texto original.

Foto: FreeImages.com / Svilen Milev

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *