El Dr. Valls cuelga la bata blanca

Cuando yo tenía la mayoría de edad tuve que hacer un cambio en mi vida: cambiar de médico y de centro sanitario. Me llevaban a San Joan de Déu, pero como todos sabéis, el hospital es para niños y yo ya era adulta. Por ello, buscamos otro hospital y éste resultó ser el Clínic. Nos habían dicho que allí ponían toxina botulínica.

La primera visita exploratoria fue con el Dr. Eduard Tolosa, del servicio de neurología, quien me derivó al Dr. Josep Valls; que ha sido mi médico desde que yo tenía dieciocho años hasta ahora que tengo treinta y ocho.

El Dr.Valls es la persona que me pone el botox cada seis meses. Esta neurotoxina elaborada por una bacteria que se utiliza como medicamento, cosmético o arma biológica. En mi caso me sirve como tratamiento neurológico. Fui la primera persona con parálisis cerebral al que suministraron la toxina botulínica como tratamiento neurológico en el Clínic.

Noticia sorpresa

El viernes fui a ver al Dr. Valls; pero para mi sorpresa, me explicó que ya no ejercería más de médico porqué se jubilaba el próximo año. Y esta noticia me conmocionó porque las novedades me asustan un poco.

El Dr. Josep Valls hace veinte años que es mi médico y durante todo este tiempo le he cogido confianza y estimación. Aunque no me lo ha dicho nunca, yo creo que es mutua. Le debo muchas cosas y deseo de todo corazón que disfrute de su jubilación. Espero que los que vengan detrás el Dr. Valles sean igual de buenos que él.

One Comment on “El Dr. Valls cuelga la bata blanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *