LÁGRIMAS DE FUEGO

LÁGRIMAS DE FUEGO

No me mires así.
El cielo y la tierra
se abren dormidos
como gotas de setiembre
antiguas,
esparcidas y
desparramadas
como lágrimas de abril.

¡Qué alma tan atormentada
que llevaba!
Mis lágrimas
no tienen nada,
salvo el viento
y el fuego
que las separa.

Son como pequeñas llamas
que me brotan
en los ojos.
Sin vida,
sin fruto amargo
de cosecha
impropia de mí.

Aún llevo el recelo encima
sin que pudiera comprender.
Puede que tenga rencor
o algo peor
que me hierve
en la sangre
como un pedazo
de fruta podrida.

Pero no es nada.
Puede que el rechazo
te sirva como un lamento.
Pero en verdad
son lágrimas de fuego
que yacen en ti.
En tu pecho,
con un corazón
forjado de historias
de hierro y acero.

¡Pero es que es eso!
No lo puedes remediar.
Son lágrimas
y nada más.
Lágrimas de fuego
que van cayendo
entre tu cuerpo,
tus párpados,
tu mente
y en tus emociones.
Y sin poder evitarlo
te llega a tus más recónditos
pensamientos y sentimientos.

No hace falta que me perdones.
He sido fiera,
apasionada;
pero tan solo me quedan
mis lamentos y sollozos
en un momento de pena.
¡Ay, Dios mío!
¿Que he hecho sin que tu estuvieras
allí soñando en mis momentos románticos
y de soledad?

No me mires
como un adorable jilguero.
Porque no lo soy.
Yo nací para el fuego,
y siempre será así.

¿No lo ves?
Soy solo lágrimas de fuego
y carmesí;
porque para el agua
yo me apagaría dulce como un veneno
pero de amargo sabor.
¡Y qué más da
si soy un dragón
o un veneno
sin antídoto alguno!
Puede que muera
con mis lágrimas de fuego.
Y si muero,
quiero notar tus besos
aunque sean
de hielo.

Son lágrimas que empañan
sobre el cristal;
sin mancharse.
Y siguen ahí
como una escama;
una escarpa de fuerza
sombría y seca
como una rosa
en pleno invierno.
Aguantando esa sequía
oscura y que brota
en ése mismo tallo,
en esas espinas.

No es belleza,
es una oscuridad
que aparece
y arrasa sin más
en ése silencio
infinito y sepulcral.

One Comment on “LÁGRIMAS DE FUEGO

  1. Muy bonita y sensual y a la vez descriptiva , la cual al leer puedes entrar en ella y vivirla, como tantas delas que tiene Beatriz
    Muchas de ellas cierras los ojos y las puedes vivir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *