LLUVIA DE AMOR

Yo yacía en tus abrazos
como gotas de terciopelo.
Una a una, tú me inclinabas tus besos,
mientras me regalabas una sonrisa
como una adorable lluvia de agua.
Sí, me dabas obsequios como un simple verso.
Son lluvias de amor, como digo yo;
porque cada lágrima que caía y tejía,
era una historia de las tuyas.
Son lluvias de amor, y no podemos hacer nada.
Caen sin remedio como una telaraña de fuego.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *