SUFRIENDO UN LENGUAJE DISCRIMINATORIO

Los medios de comunicación tienen el deber hacia los receptores de transmitir una información veraz y contrastada utilizando un lenguaje claro y comprensible, pero también respetuoso e inclusivo con las personas, tengan discapacidad o no. Pero esta premisa no siempre se cumple y para demostrarlo, a continuación exponemos algunos ejemplos.

En una edición del diario 20 Minutos salió publicado un artículo sobre una joven modelo con síndrome de Down en la que se podía leer: “… Madeleines Stuart, australiana de 18 años que padece el síndrome de Down”. Es importante reivindicar la utilización por parte de los medios de un vocabulario que no induzca al lector a la estigmatización o mitificación.

A menudo se tiende a definir el síndrome de Down como una enfermedad o padecimiento; y también se utiliza el término “persona discapacitada”.

Desde EXIT21 queremos reivindicar que el síndrome de Down no es una enfermedad sino una alteración genética y que no se sufre, sino que se tiene. El caso de las mal llamadas “personas discapacitadas” debería ser “personas con diferentes capacidades”.

En conclusión, los medios de comunicación deberían trabajar para una correcta praxis lingüística. Los lectores lo agradecerán.

One Comment on “SUFRIENDO UN LENGUAJE DISCRIMINATORIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *