PETARDOS, COCA Y MUCHA CABEZA

La verbena de San Juan es una noche mágica donde se quema todo aquello que no queremos en nuestras vidas.

De pequeño, la verbena no me gustaba especialmente porque me daban miedo los fuegos artificiales. Ahora que soy mayor, la disfruto más porqué la celebro con mis amigos.

Como manda la tradición, en San Juan se tiran petardos y cohetes al aire libre. Es importante tener precaución con su uso. Durante toda la noche se oyen estallidos y el cielo se llena de colores.

Para aguantar toda la noche, se come coca y se toma cava fresquito. La coca que más me gusta es la de piñones y crema.

Es la noche más corta del año y comienza el verano. Por eso, hay que aprovecharla al máximo. Yo la celebro cenando con los amigos y luego salimos a la calle a tirar petardos y pasarlo bien hasta que el cuerpo aguante.

Mucha gente va a la playa con la familia. Allí se hacen hogueras e incluso algunos valientes se bañan en el mar.

Es una noche para pasarlo muy bien pero hay que tener mucha cabeza con la manipulación de los productos pirotécnicos y con la bebida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *