¡Ya estamos en navidades!

Seguramente dicho así podría sonar descabellado, pero es evidente que no hay quien se pudiera imaginar que pudiéramos estar en Navidad en pleno mes de noviembre. Pero lo cierto es que ya se respira en el ambiente y se ve en nuestras calles de la ciudad condal.

Con los supermercados a rebosar de productos navideños como turrones, panettones, los bombones de cada año, los galets e incluso con las mejores ofertas de marisco. Y teniendo en cuenta que las calles ya están engalanadas y con las mejores iluminaciones a punto.

Ahora son muchos los que también van empezando a reservar restaurantes para esas comidas familiares. Para todo lo demás ya habrá tiempo. Por el momento vivamos el día a día sin pensar lo que va a venir, sino lo que estamos haciendo ahora.

Lo que es evidente es que estas fiestas no dejan de ser emblemáticas para todos los que las vivimos. Sin embargo, todo lo relacionado con la tecnología actual y las redes sociales han dejado de lado el hecho de felicitar las navidades como nos habían enseñado nuestros abuelos. Es decir: escribiendo a puño y letra las postales navideñas.

Mientras haya gente como yo, que seguimos con las costumbres de toda la vida, es más que seguro que se empaparían del ambiente navideño yendo a la feria de santa Lucia o la catedral. De esa manera es como llegaremos a conseguir esa esencia de la Navidad sin necesidad de depender tanto de las marcas, sin estresarnos con las prisas diarias y lo más importante: saber disfrutarlo. Si  por mí fuera, dejaría de lado los móviles para vivir los encuentros familiares en todo su esplendor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *