75 AÑOS DE UN INFIERNO EN EL PARAÍSO

Este 7 de diciembre de 2016 se conmemora el 75 aniversario del ataque sorpresa perpetrado por la aviación japonesa contra la base naval estadounidense de Pearl Harbor, que supuso la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Amenaza menospreciada

En enero de 1941, el almirante de la Flota Combinada japonesa, Isoroku Yamamoto, concibió un asalto sorpresa a Pearl Harbor, una base de la Marina de los Estados Unidos situada en Hawai, que ese mismo año había sido trasladada desde su emplazamiento original en San Diego (California). La estrategia ideada por Yamamoto consistía en ejecutar la ofensiva en dos oleadas: la primera, para causar el máximo daño posible a los barcos atracados en el puerto militar; y la segunda, para terminar de arrasar lo que hubiera quedado para destruir. El almirante Yamamoto estudió los puntos clave de las instalaciones militares mediante una maqueta a escala de las mismas. El amparo de la luz de la luna y el factor sorpresa garantizarían el éxito de la operación.

Por aquellas fechas, los rumores de un posible ataque a Pearl Harbor por parte de la aviación japonesa llegaron a oídos del embajador de Estados Unidos en Tokio, Joseph Grew. A pesar de las informaciones, el diplomático no tuvo en la debida consideración la gravedad de la amenaza que se cernía sobre la base estadounidense. Un error que tendría fatales consecuencias.

Con premeditación y alevosía

Eran las 7:53 de la mañana del 7 de diciembre de 1941 cuando el capitán de la Armada Imperial de Japón, Mitsuo Fuchida, pronunció la histórica frase “Tora, tora, tora” ( “Tigre, tigre, tigre en japonés). Esta fue la consigna que dio la orden de atacar la flota de la Marina de los Estados Unidos en Pearl Harbor sin previo aviso, mediante dos escuadras formadas en total por 353 aviones cazas de tres modelos diferentes: Mitsubishi A6M2 “Zero”, Aichi D3A1 y Nakajima B5N2.

Los daños causados ​​por los bombardeos en las instalaciones navales estadounidenses se tradujeron en el hundimiento por la explosión del santabárbara (cámara de un buque de guerra destinada al almacenamiento de munición) del destructor USS Arizona, así como importantes desperfectos en el resto de los navíos que componían flota. La ofensiva nipona dejó 2.403 muertos entre las tripulaciones de los ocho barcos destruidos y el personal del recinto naval. 1178 más resultaron heridos.

Promesa de revancha

Al día siguiente del asalto cometido por el ejército japonés, el entonces presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, calificó la fecha del 7 de diciembre de 1941 como “el día que vivirá en la infamia”, declarando formalmente la guerra al Imperio japonés.

Seis meses después de la contienda de Pearl Harbor (4 de junio de 1942) la aviación de los Estados Unidos se sacó la espina clavada en vencer los pilotos japoneses en la batalla de Midway, un atolón situado en medio del Pacífico. Sin embargo, dos bombarderos estadounidenses asestaron el golpe definitivo al Imperio del sol naciente en 1945 al lanzar las bombas atómicas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, el 6 y el 9 de agosto, respectivamente. Este hecho obligó al emperador Hirohito a firmar la rendición de Japón a bordo del portaaviones U.S.S Missouri, poniendo punto y final a la segunda guerra mundial.

Pearl Harbor visto por Hollywood

Hasta día de hoy, cuatro películas han recreado o tenido como trasfondo argumental del ataque a Pearl Harbor. La primera fue el clásico De aquí a la eternidad, dirigido en 1953 por Alfred Zinneman y protagonizado por Burt Lancaster, Montgomery Cliff, Deborah Kerr y Frank Sinatra, que obtuvo el Oscar por su interpretación en la película.

En 1970, Richard Fleischer realizó Tora!, tora!, tora!, con Richard Balsam, Joseph Cotten y Takahiro Tamuda como el teniente comandante Mitsuo Fuchida, a quien se atribuye la frase a la que hace alusión el título.

En 1980, el cineasta Don Taylor dirigió El final de la cuenta atrás, un filme que reconstruye la ofensiva nipona a partir de una original premisa por el filtro de la ciencia ficción: en 1980, durante una tormenta eléctrica se genera un agujero de gusano (apertura en el continuo espacio-tiempo) que engulle el portaaviones USS Nimitz con su tripulación a bordo transportándolos hasta la víspera del infame episodio. Esta situación propicia que el capitán del barco se tope con el dilema de si es posible revertir los acontecimientos del la contienda con la tecnología bélica de que estaba dotada el navío sin alterar el curso de la historia. El reparto de la cinta está encabezado por Kirk Douglas y Martin Sheen.

En 2001 se estrenó en las salas de cine Pearl Harbor, la más ambiciosa y dramatizada recreación de los hechos que condujeron a los Estados Unidos en el conflicto bélico, producida por Jerry Bruckheimer y Michael Bay, quien también fue el director. El elenco de actores del filme lo conforman Josh Hartnett, Ben Affleck y Kate Beckinsale, entre otros.

¿Qué queda hoy de Pearl Harbor?

Actualmente, lo que fue la base naval de Pearl Harbor está reciclada en una atracción turística, que consta de la U.S.S Arizona Memorial, un museo situado sobre los restos del destructor homónimo hundido, la chimenea del que emerge sobre la superficie del Pacífico. En el interior del edificio, erigido para honrar a los caídos en el asalto se puede contemplar una galería de fotografías que fusionan dos épocas (1941 y la actual) en un mismo escenario. En el recinto honorífico hay una enorme placa en la que están grabados los nombres de las 2.403 víctimas de la barbarie perpetrada por el Ejército Imperial de Japón. Ante el antiguo puerto militar flotan unas cajas blancas como recordatorio de que hace 75 años tuvo lugar un infierno al paraíso.

One Comment on “75 AÑOS DE UN INFIERNO EN EL PARAÍSO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *