La remontada del Barça tiene un capítulo más

Tras una nueva exhibición en Champions frente al Borussia Mochengladbach, el Barça llegaba al siempre complicado y sufrido estadio El Sadar, donde le esperaba el Osasuna de Joaquín Caparrós, colista del campeonato liguero.

El Barça de Luis Enrique necesitaba la victoria para no ver ampliada la ventaja de puntos que le lleva el Madrid de Zidane, por lo que volvieron a jugar los mejores, a pesar del obligado cambio de Neymar por Arda Turan.

La crónica del encuentro

Durante los primeros 45 minutos de la disputa no pudieron abrir el casillero, y no sería por falta de ocasiones, pues el propio Osasuna apenas puso resistencia alguna. Se fueron al descanso con empate a cero.

Durante la segunda mitad ya volvió la mejor versión del Barça.

El uruguayo Luis Suárez fue el que ejerció de “abrelatas” pero  no sería hasta el minuto 59. Leo Messi volvió también a su habitual cargo en la plantilla blaugrana: el de echarse al equipo a sus espaldas. Y lo hizo con dos de sus mejores “obras de arte” en forma de goles, en los minutos 73 y 92.

Punto de vista de lo sucedido

Tras esta nueva clara victoria, queda demostrado que el equipo de Luis Enrique, ha superado el trance del “clásico” Barça- R. Madrid, y además con creces. Es evidente que la remontada del Barça tiene un capitulo más.

Si los blaugrana siguen así, se puede augurar otra temporada de títulos, aunque igual sea muy pronto para empezar a hacer pronósticos. Lo mejor va a ser ir partido a partido hasta el final.

La ventaja de puntos sigue siendo la misma

Como era de esperar, algunas miradas se centraban en el encuentro entre el R. Madrid y el Deportivo de la Coruña. A simple vista parecía que los gallegos complicaban a los merengues los primeros minutos de la primera parte, pero fue un espejismo. A partir de ahí ya no había más historia que la de siempre, los jugadores de Zidane, que incluso sin haber jugado con la “BBC” ( Bale, Benzema y Cristiano), también supieron ganar con su propia cantera con un 3-2 en el marcador final.

Así que no hay manera de reducir la ventaja de 6 puntos, pero como se suele decir la esperanza es lo último que se pierde. En esta ocasión no han fallado ninguno de los dos, y eso dice mucho de la calidad de unos y otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *