MURIENDO POR TI AL VIENTO

Moriría en mi amor
mientras tu luz me llega firme
en tu arena
y mi corazón reposa
en tu junco,
en tu vida amada.

Moriría en mi amor
para seguir junto a ti,
junto a tus besos
y tus dulces caricias
con tus manos sombrías.

Moriría en cualquier esquina
por notar tus labios
en mis mejillas,
en mis comisuras.
Y que sollozo
me entró
al no verte
a mi lado,
a mis espaldas.

Moriría en mi amor
para notar tu calor
en mis plumas
queridas.
Moriría mi amor por ti;
mi fiel gorrión,
mi dulce ruiseñor
que cada vez
que me empañas
con tu mirada
me haces brillar
como un hada
que camina.
En tierra de cuentas.
Cuentas vírgenes, dormidas.

Moriría por vos;
sí, pero no por lujuria
sino porque te quiero.
Mientras, tú juegas
como un adorable pajarillo
fino de cristal tallado.

Rompe tus esquemas en el aire,

No te levantes como mi pelo al viento.

Sóbame con cielo gris,

seré tuya pero no en el infinito

Porque así tú lo quieres.

Muriendo por ti al viento

haría planes en mi propio cerebro,

pero sé que solo es el viento.

Y nada más.

Puede que me olvides ciegamente

porque mi vida ha sido desperdiciada

Y al fin al cabo mi alma está atada

a ti como una gaviota que remonta el vuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *