PUESTA DE LARGO EN VERSO

El pasado 19 de marzo, en vísperas de San Jordi, el Centro Betulia de las palabras y las letras de Badalona albergó el acto de presentación del libro Cant d’Alzina. Se trata de una recopilación de poemas escritos por Bea Ruiz, redactora de la revista digital EXIT21, algunos de los cuales se pueden leer en el portal de la FCSD. La autora estuvo acompañada por su familia y gente de su entorno más próximo.

LA GÉNESIS DE UN PROYECTO LITERARIO

Durante el acto de presentación, Bea Ruíz estuvo en la mesa flanqueada por Joan Puche, fundador de la editorial Pont del Petroli, responsable de la publicación del libro, y de Marc Torrecillas, autor de las ilustraciones. Puche inició el acto explicando cómo se gestó la obra. De cara a la fiesta de Sant Jordi de 2016, la periodista de EXIT21 presentó una serie de poemas al artífice de la editorial con la voluntad de publicar en papel, pero el proceso que ello entraña obligó a aplazar el proyecto para el año siguiente (por este).

ESTRECHO VÍNCULO ENTRE AUTORA Y ARTISTA

A la izquierda de Bea Ruíz había Marc Torrecillas, autor de la imagen de la portada del libro, quien explicó que la relación con la redactora de EXIT21 venía de lejos, dado que había sido su monitor en el esplai al que iba de pequeña. La idea de ilustrar la portada con una araña fue una sugerencia que Bea le había hecho al artista. Pero cuando el ilustrador estaba repasando los poemas, encontró una referencia a una lámpara colgante con varios brazos, que también se conoce como araña. Entonces, al artista le entró la duda de si se refería a una lámpara o a un insecto, por lo que llamó la autora para confirmarlo. Y, efectivamente se refería a la araña/insecto.

Al finalizar la intervención de Torrecillas, en la sala del centro Betulia se encendió una pantalla donde apareció por videoconferencia (no había podido asistir en persona a la presentación), la alcaldesa de Badalona, ​​María Dolores Sabater, para felicitar a Bea por el hito conseguido.

Bea 1

RECITAL POÉTICO

En el siguiente bloque del acto, llegó el turno de recitar algunos de los poemas incluidos en Cant d’Alzina. Comenzó la propia autora declamando la pieza titulada Temps de presentació, un poema escrito expresamente para el día de la presentación. A continuación, algunos de los miembros de la Agrupación Cultural Pont del Petroli (a la que pertenece Bea Ruíz) deleitaron a los presentes recitando un poema: Elena Montes leyó en voz alta Ciutadella junt al mar, Platea y Cançó de nines. Después le tocó el turno a María Antonia Carbó con Calor de flors. Marc Torrecillas recitó Mel dolça de petons al cel. A continuación, fue Toni Forteza quien subió al estrado para declamar Fulles de tardor enamorada. El siguiente poema, titulado Romanç entre vinyes sonó por boca de Marçal Font y Espí. Para finalizar la ronda de intervenciones, Bea Ruíz leyó los versos de Els meus nins y Poema a Déu.

COLOFÓN FINAL

Para poner punto final a la presentación de Cant d’Alzina, la autora llamó, uno por uno, las personas que habían entonado los poemas para hacerse la foto de grupo. A continuación, Bea Ruíz firmó los ejemplares del libro a todos aquellos asistentes que lo habían comprado. Los versos creados por la periodista reflejan su rico y profundo universo interior.

CIUDAD «PETROLITERÀRIA»

La Agrupación Cultural Pont del Petroli y la editorial homónima deben su nombre a que en la playa frente al barrio del Progrés existió un pantalán por el que se descargaba el crudo hasta una refinería, hoy desaparecida. El oleoducto estuvo en activo hasta que en 1990 cayó en desuso. En el año 2001, sin embargo, el Ayuntamiento de Badalona anunció su intención de desmantelar la infraestructura. Esta decisión movilizó fotógrafos, submarinistas y otros partidarios de salvar lo que consideraban un icono de la ciudad que era ideal para inmersiones. Como fruto de la reivindicación, la antigua conducción de hidrocarburos fue reconvertida en 2009 en un puente de hormigón abierto al público. En la cabecera hay una escultura que representa el símbolo de un licor tan genuinamente badalonés como es Anís del Mono, dado que la destilería que lo produce se encuentra a pocos metros.

Entidades como Pont del Petroli y el centro Betulia definen Badalona como una ciudad con clara vocación literaria, y la prueba más evidente se encuentra en el seno del equipo de redacción de EXIT21.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *