Tarraco mola a saco

Me gusta mucho Tarragona (conocida como Tarraco en la época de los romanos) porque se respira bien y te permite alejarte del ruido de la gran ciudad de Barcelona y va bien para desconectar de la rutina.

Hace un par de años estuve de viaje y me lo pasé muy bien. La gente es muy agradable y se come muy bien.  Me gustaría destacar la playa y el Castillo de Tamarit, que muchos conocerán porque fue donde se caso el futbolista del Barça, Andrés Iniesta.

También es muy conocido, al final de la Rambla Nueva, el “balcón de la Mediterránea”, un mirador sobre el mar con bonitas vistas  y una barandilla de hierro muy característica. La gente de Tarragona dice que “van a tocar hierro” para explicar que van a dar un paseo hasta el balcón para mirar el mar.

No os perdáis su conjunto arqueológico de origen romano (las murallas, el anfiteatro o el acueducto) considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En conclusión: os recomiendo que la visitéis porque es una ciudad digna de admirar y está muy cerquita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *