BAJO LA LUNA DE FUEGO

Yo levantaba a voz en grito
la luna y las estrellas
en tan solo una llama
feroz y aventurera.
Miraba hacía el horizonte gris
sin compañía, triste de mi.
El polvo y las cenizas
me llevaban en mi recorrido.
Y ese fuego abrasador
llegaba a mi destino,
y mi corazón sobrevolaba
ese tejado con recuerdos polvorientos.
Sonaba una serenata cuando nos conocimos

a la luz de las velas tristes
y en ese momento descubrí
que serías mía.
Brillaba la luna cuando nos conocimos

y nos besamos ciegamente

en el abrazo de un beso extraño

que aun no he olvidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *