En defensa del referéndum

En las entrevistas que hice al Muy Honorable Carles Puigdemont, presidente de la Generalidad de Cataluña; y Jordi Cuixart, presidente de Òmnium cultural, pregunté si se haría o no el referéndum y me contestaron un sí como una casa. Las palabras exactas del presidente fueron que no sólo se haría, sino que lo estaban preparando, organizando y lo harían posible.

Por su parte, Jordi Cuixart me dijo una frase que a mí me gustó y me la hice mía: “Referéndum o referéndum”. Con esta respuesta quedó claro que estaba muy convencido de que se haría.

Luego vino la fecha y la preguntar del referéndum, que se hará el 1 de octubre. Y la pregunta será: “¿Desea que Cataluña sea un estado independiente en forma de República?”.

Reacción antireferèndum

La rápida reacción de España me hizo recordar aquella frase típica que dijo el señor Zapatero, cuando era presidente del Gobierno: “Apoyaré el Estatuto que apruebe el Parlamento Cataluña”. Después, Alfonso Guerra, también del PSOE, dijo aquello de “nos lo hemos cepillado” refiriéndose a los recortes que el Tribunal Constitucional (TC) hizo al texto estatutario aprobado por referéndum por el pueblo catalán en 2006. Incluso el PP recogió firmas en contra del Estatuto de Cataluña. De eso hace más de 10 años. Ahora, desde que gobierna el PP, todo es judicialización de la política y su reacción siempre es amenazante y en contra del referéndum.

Mi manera de defender el referéndum me hace recordar cómo se aprobó la Constitución Española. Sí, se celebró un referéndum para ratificarla. Yo no lo voté porque fue en 1978 y yo tenía 6 años.

Tres referendos en España

Si en España ya se han organizado tres referendos (el de la Constitución Española, el de la entrada en la OTAN y el de la aceptación del Tratado de la Constitución Europea). Entonces, si ya se han hecho estos, ¿por qué no se puede hacer el Referéndum sobre la independencia de Cataluña? ¿Por qué lo diga el TC o la Fiscalía General del Estado? ¡No lo encuentro justo!

Si puedo hacer este artículo en defensa del Referéndum es porque tengo la libertad de expresión para opinar, pensar y hablar como yo quiero. ¿Por qué no puedo defender lo que para mí es justo? Y cuántos años hace que se hicieron estos tres referendos que he mencionado? ¿Nadie se acuerda?

Además, conviene recordar que en Escocia ya se hizo un referéndum sobre la independencia con el apoyo de Londres con la victoria del ‘no’. Y en Canadá con el Quebec, también. Entonces, ¿por qué no se puede hacer en Cataluña? Tanto si sale el sí como el no, los resultados se deben aceptar.

La defensa del referéndum es también una clara defensa del derecho a voto. ¡No nos confundamos! Cuando se habla del derecho a voto no significa defender el ‘sí’ a la independencia de Cataluña. Hablar del derecho a voto es poder hacer el ejercicio de poner una papeleta dentro de una urna. Esto no es ir ni a favor ni en contra de la independencia. Esto simplemente es defender la democracia.

One Comment on “En defensa del referéndum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *