Sólo los productos se etiquetan

Vivimos condicionados por una sociedad muy poco inclusiva. Hemos conseguido etiquetar todo lo que nos rodea para poderlo clasificar de una manera muy poco tolerante. Por ejemplo, en cuanto a los gustos musicales y la forma de vestir. Si vemos una persona con pantalones ajustados, melena y camiseta negra del etiquetamos como heavy. Si vemos una persona con cadenas y una cresta en la cabeza se le clasifica como punk. Si vemos otra con pantalones de aguja, camisa y peinado con la raya al lado, le decimos clásico. No nos detenemos a conocer las personas y las juzgamos por su físico o forma de vestir.

No somos capaces de aceptar que hay gente que es y tiene diferentes gustos, que posiblemente sean opuestos a los nuestros. Esto no es malo, siempre y cuando se respete y se tolere.

¿Por qué debemos ser tan intolerantes a lo diferente a nosotros y excluirlo, separarlo y evitarlo por no conocerlo y aceptarlo? Como mínimo, deberíamos saber que existe y al mismo tiempo, ser conscientes para respetarlo.

¿Somos capaces de no excluir, tolerar y dejar hacer a lo diferente? ¿Por qué no? ¿Tenemos miedo a ser rechazados o no valorados por quien nos rodea?

Personalidad pura

Muchas veces lo he hablado con amigos míos y personalmente he llegado a la conclusión de que no sabemos tener una personalidad pura debido al condicionante que nos rodea: la SOCIEDAD. Acabamos vistiéndonos o peinándonos igual que las otras personas por miedo a ser rechazados o excluidos de un grupo. Conozco una película que lo refleja muy claramente: La ola.

¿Por qué no en el diferente si a la vez enriquece a la gente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *