Cine de alto octanaje

Critica de “The Fast and the Furius 8”

Hace unos días fui al cine y vi una de las película que más me ha gustado últimamente: The Fast and the Furius (en castellano conocida como “A todo gas”), protagonizada por Vin Diesel y Dwayne Johnson. La película me gustó porque soy aficionado a los coches, aunque nunca he conducido ninguno.

El film es la octava entrega de una saga de películas de acción que se inició en el 2001 basada en la novela “Racer X” del autor Ken Li. Yo las he visto todas.

El arte del tuneo

El argumento trata de apuestas en carreras clandestinas de coches.  La regla es simple: quién gana se queda el coche del perdedor. Las carreras se hacen por la noche en diferentes países, como Cuba o Brasil.

Los protagonistas tunean sus coches en garajes para que sean más bonitos y corran más. En la vida real se pueden tunear coches siempre y cuando esté homologado, porque una cosa es la ficción y la otra la vida real.

Si os gustan los coches os recomiendo que miréis esta película. Saldréis del cine con ganas de pisar el acelerador. Pero siempre con precaución, amigo conductor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *