CAIPIRINHA CONTRA EL CALOR

Bebía una caipirinha fresquita contra el calor,
entre sillas blancas

con una sombrilla para el sol.
Era aún verano, cuando iba con gafas de sol
Y mi bañador al aire.

Viendo el mar,
el movimiento de las olas
y como bailaban al compás del agua.

Yo iba con mi bikini y mi pareo.
Esa era mi indumentaria.
No llevaba toalla,
pero si gafas para bucear.

La arena calentaba mis pies,
aún llevando sandalias.
Acariciaba mi bolsa de ondas coloreadas
mientras que los niños se bañaban
en el riquísimo mar.

Y en ese chiringuito me servían bien
Después de mi caipirinha,
me trajeron unas patatitas
acompañando unas olivas
como señal de agradecimiento.

Estaba a gusto en ese domingo al aire libre,
en el fresco,
Y tan solo era un día de verano

en mi costa favorita de Badalona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *