¡Stop al maltrato a la mujer!

El pasado día 25 de noviembre hubo la movilización sobre el Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer que fue todo un éxito de convocatoria y asistencia.

Desde enero 2017 han muerto en España 44 mujeres, según la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. En este sentido,  la Administración ha confirmado 916 muertes desde el 2003. Son datos que asustan y que no tendrían que repetirse.

No es amor, es obsesión

En los inicios, la mayoría de estas relaciones manchadas de sangre empiezan siendo una historia de amor “ficticia” y al cabo del tiempo, la realidad acaba siendo otra. El amor se acaba al no saber usarlo como es debido y es cuando las situaciones empiezan a hacerse insostenibles dentro la convivencia en pareja.

Ya puede ser por celos, por envidias profesionales o bien por el mero hecho de ser el “mal llamado sexo fuerte”, que los maltratadores no se hacen a la idea de que esa persona en cuestión ya no volverá a ser suya.  En ese momento solo tienen una idea en la cabeza: “O es mía, o no es de nadie”.

Entonces, esa persona que ha pasado toda su vida con su compañera sentimental empieza a transformarse en un maltratador y las anula con el maltrato psicológico hasta el punto de llegar a la violencia de género. Quiero dejar bien claro que esta práctica es injustificable y representa el odio hacia la otra persona.

En una sociedad avanzada como la nuestra, la violencia hacia la mujer es una lacra que debemos erradicar. Desde de esta tribuna quisiera acodarme de todas esas mujeres que han muerto en manos de sus agresores. Y lo que es aún peor,  la cifra no disminuye.

Son muy pocos los medios para evitarlo, ya podrían ser más duras las penas judiciales.  Ante el maltratador, vayamos con los ojos bien abiertos.

No más violencia de género

A día de hoy, todavía son muchas las mujeres que  no se atreven a denunciar a sus agresores, bien por miedo, o por las posibles represalias. Basta de esconderse. Para eso están los centros que las acogen y aconsejan de lo que tienen que hacer.

La mujer de hoy ya no es el supuesto “sexo débil” que muchos quisieran que sean. Ahora son más independientes, dan la cara y se enfrentan al agresor con todas las ayudas posibles. Además, la sociedad está más concienciada.

Por favor, no más violencia de género.  Si sirven de apoyo mis palabras, alcemos la voz en grito y bien alto y claro digamos: ¡Stop al maltrato a la mujer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *